«Mi intención no es escandalizar, sólo hablar de cosas que preocupan»

nac_tvr_web_57Hace un mes Samanta Villar removió conciencias y mostró a los ojos de la audiencia la cruda realidad de los que viven en la calle de la mano de «21 días», el docudrama que produce BocaBoca para Cuatro. Esta noche en «21 días sin comer», la periodista muestra -como nunca hasta ahora- la realidad de las personas que sufren alguno de los diversos trastornos ligados a la conducta alimentaria.

-Cuando usted propuso la idea de hacer esta serie de programas, ¿se imaginaba la repercusión?
-Te lo imaginas, pero siempre te sorprendes. Sabía – por el de «Entre cartones»- que iba a ser muy intenso. Es un asunto en el que me he implicado y con el que la sociedad a través de la audiencia televisiva ha respondido de una manera excelente.

-¿Contenta con las criticas?
-Abrumada. Han ganado por mayoría las buenas, pero también ha habido algunas malas. En estos temas siempre hay diferencia de pareceres. En lo profesional me siento muy feliz por haber conseguido hacer llegar a la gente la situación en que sobreviven muchas más personas de las que uno se pueda imaginar.

-¿Y en lo personal?
-Tras la emisión del primero totalmente desbordada e incluso en algunos momentos descolocada. Fueron tres semanas muy intensas. Yo tenía el billete de regreso a mi vida y a mi gente, pero aquellos con los que estuve siguen ahí en la calle. He ido pasando por distintas sensaciones e incluso en algunos momentos setimientos de responsabilidad e incluso de impotencia.

-Cada una de sus experiencias ¿es una historia acabada?
-En absoluto. Cada una de las situaciones extremas vividas nos ha unido mucho. Mantengo el contacto con ellos.

-¿Es usted de la opinión de que vivimos tiempos en los que si no sales por la tele no existes?
-Soy escéptica en eso. Yo he hecho lo que creía en conciencia y como profesional que tenía que hacer. En ningún momento se me ha pasado hacer esto por lucimiento mi intención es: mostrar, descubrir y abrir los ojos.

-¿Y ahora «21 días» sin comer?
-Si. Durante tres semanas he dejado de comer, eso sí siempre bajo control médico. ¿Con qué motivo? Partiendo de la premisa de que no es lo mismo contarlo que vivirlo. Quise explorar -en mi propio cuerpo- los cambios físicos y psicológicos que sufre el organismo de las personas que padecen anorexia o bulimia. Hay problemas como éste que nos ocupa que sólo se entienden cuando se viven y se sienten en la propia piel.

-¿No teme que la tachen de frivolizar con un asunto tan serio?
– Mi intención no es ni escandalizar ni frivolizar, sino de mostrar de la manera más cercana uno de los asuntos que tienen más preocupada a la sociedad actual.

-¿Por qué «21 días»?
-Es el período de tiempo mínimo que nos acerca a la verdad de las cosas, a vivirlas en primera persona.

-¿El siguiente reto?
-Es secreto. Lo único que le puedo decir es que al final del programa de hoy damos algunas pistas de por donde va a ir el asunto.

Anuncios