Samanta Villar: «Nosotros no montamos escenas»

Samanta Villar lleva una semana muy movida. DOCU_GRUPOPrimero por el estreno de la segunda temporada de ’21 días’ (programa de Cuatro) este viernes, en el que la periodista se sumerge en el drama de una familia canaria azotada de lleno por la crisis; y segundo porque su móvil no para de sonar por la imputación como cómplice del robo de unos hierros en Sevilla cuando realizaba el programa ’21 días en El Vacíe’ en abril de este año.

Villar, que ha sido llamada a declarar el 13 de octubre, declinó hacer comentarios sobre este tema y se remitió al comunicado de Cuatro, en el que se señala que la comunicadora catalana no pudo acudir al tribunal andaluz con anterioridad por sus compromisos profesionales. Además, la cadena aseguró que el propio informe de la Guardia Civil asevera que la participación de Villar se debió «al desempeño de una labor informativa sin ánimo de lucro». Mientras se aclara este problema, Villar se quiere centrar en su programa, ’21 días’.

-Primer programa y empieza con un plato fuerte.
-Así es. Nos hemos ido a ver qué es eso de la crisis, de la que se habla mucho en términos económicos y poco en términos vitales. Queríamos saber cómo es la vida de las personas que tienen que vivir con solo 400 euros, de cómo es el impacto emocional, la convivencia. Hemos hecho una inmersión en todo esto.

-¿Cómo ha sido la experiencia?
-En el aspecto humano ha sido muy intensa y dura porque poca gente está preparada para un golpe así. De repente, de la noche a la mañana te quedas sin trabajo y dejas un estatus determinado. Son personas (Andrés y Nati) que no pueden salir a cenar ni quedar con los amigos porque llevan otro tipo de vida. No comen carne ni fruta porque son caras, y él no puede cobrar el paro porque todavía no le han echado del curro a pesar de que no ve un duro desde hace meses. Pierden facetas de su vida y la autoestima. El hecho de no encontrar trabajo durante tantos meses mina la moral. A pesar de todo hay gente que saca una sonrisa y el buen humor me ha impresionado.

-¿Se sigue emocionando?
-Claro que sí. Ten en cuenta que al final convives 21 días con sus amigos para tomar algo. Ya no es algo profesional sino que va más allá y nace una amistad. Luego te marchas y los dejas ahí, con sus problemas. Durante toda la semana me he estado mandando mensajes con mi familia de Tenerife sobre los ‘trailers’ del programa. Quería saber si los habían visto, qué tal estaban…

«Maduras a golpes»

-¿Se hace una más dura?
-Maduras a golpes. He tenido que aprender a aceptar lo que está en mis manos y lo que no; a no llevarme por sentimentalismos y a darme cuenta de que sufrir es normal.

-Todo es muy psicológico.
-Es verdad, pero es que hay que aplicar una frialdad que te permita continuar trabajando y hablar del drama que está viviendo cierta gente. Es lo mismo que puede sufrir un médico de urgencias y un psicólogo para poder ser profesionales y ayudar. Es un mecanismo de supervivencia.

-¿Qué ha aprendido de la primera temporada?
-No hay cosas que no hubiera hecho. Sí noto cierta madurez en cuanto al formato. A medida que crecíamos hemos ido aprendiendo y ahora sabemos exactamente qué cosas necesitamos, qué tenemos que grabar y los momentos precisos que queremos explicar. Al principio lo grabábamos de cierta manera y luego en la sala de montaje nos dábamos cuenta de que lo teníamos que haber hecho de otra. Ahora estamos todos con una mayor tranquilidad en el trabajo porque lo tenemos mucho más dominado.

-Con esta madurez, ¿se graba menos?
-Al contrario. Cada vez que nos metemos en un tema nos damos cuenta de que hay que grabar muchísimo porque lo que hacemos nosotros es seguir la vida. No montamos ni generamos escenas. Grabamos todo tal cual nos lo encontramos. Por eso tenemos que captar muchas situaciones, tener mucho material para poder formar un mosaico de esa realidad. Por ejemplo, en este último reportaje he grabado más horas que en cualquier otro programa.

-¿Cuánto tiempo se ve al frente de ’21 días’?
-No lo sé. Ni me lo planteo. Cuando la cosa llegue al límite pararé.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20090925/television/nosotros-montamos-escenas-20090925.html

Anuncios

“No es lo mismo contar algo que vivirlo”

Los espectadores la han visto dormir en la calle, dejar de comer, atiborrarse a porros, vivir en una chabola o machacarse en el gimnasio. Este viernes, Samanta Villar estrena 21 días sin papeles (Cuatro), en el que convivirá con un grupo de inmigrantes en Huelva y mostrará sus miserables condiciones de vida ante la imposibilidad de la mayoría de salir de la espiral sin papeles no hay trabajo y sin trabajo no hay papeles.

Ésta es la sexta entrega de un formato que se estrenó en enero y que ha conseguido una media de 2,2 millones de espectadores (17,3% de la cuota). En septiembre, la barcelonesa Samanta Villar, de 33 años, volverá con nuevas entregas, empezando por los efectos de la crisis.

Pregunta. ¿Cómo surgió la idea del programa?

Respuesta. A mí me lo propuso la productora, BobaBoca. Yo entonces presentaba los informativos del canal 3/24 de TV3 y no lo dudé un minuto.

P. ¿Se esperaba esos 2,2 millones de espectadores?

R. En absoluto, nos sorprendió a todos. Hicimos un 16% de cuota de pantalla siendo la media de Cuatro un 9%. Ahora tengo un baremo para predecir la audiencia que no falla: los SMS que recibo tras la emisión de cada entrega. Si su contenido es emocional, sé que la audiencia va a ser alta.

P. ¿Y qué me dice de las críticas?

R. Al principio los críticos estaban descolocados. Les gustaba el programa, pero era como ¿esto me tiene que gustar o no?

P. En los reportajes se expone y muestra su forma de ser.

R. No me preocupa. Cuando doy charlas sobre periodismo en los colegios a los chavales siempre les digo lo mismo: si os apasiona lo que hacéis, funcionará. Yo muestro mi personalidad, no mi vida privada. Por otra parte, las grandes figuras siempre se muestran tal como son. Es la única forma de conectar con el espectador, ser espontáneo.

P. ¿Qué opina cuando la califican como “una heroína de nueva generación”?

R. Agradezco la etiqueta, pero me parece excesiva. Héroe es el médico de la UCI, un bombero o un corresponsal de guerra. Lo mío no tiene especial mérito. Hago un trabajo, nada más.

P. ¿Cuál diría que es el motivo del éxito del formato?

R. Que no es lo mismo contar algo que vivirlo. Y eso el público lo entiende muy bien.

P. ¿Y cómo hay que ser para poder hacer su trabajo?

R. Espontáneo. Y que no te importe mostrar tus emociones cuando surgen. Es lo que hace que consigamos transmitir lo que transmitimos.

P. ¿Este formato tiene un límite en el tiempo?

R. Desde luego, porque es muy sacrificado. De cada mes paso tres semanas fuera y cuando regreso tengo que atender a los medios, preparar el siguiente reportaje… Este ritmo no puede ser indefinido.

P. ¿Teme saturar a la audiencia?

R. Es un programa mensual y eso oxigena mucho. Pero en televisión todo tiene una vida. Cuál, no se sabe. Por mi parte, hasta que el cuerpo aguante.

http://elpais.com/diario/2009/06/24/radiotv/1245794401_850215.html

“Me he librado de la tripa”

Ha convertido la práctica de experimentar con ella misma en su forma de trabajo. Después de compartir varias semanas con vagabundos, bulímicos, drogadictos… Samanta Villar ha decidido, en plena Operación Biquini, pedir cuentas a su cuerpo sometiéndose a duras jornadas de ejercicio. Y el resultado ha sido más que favorable.

Fernando Sartorius, que ha estilizado la figura de Nicole Kidman y Elsa Pataky, ha sido su entrenador personal: “Es un tipo carismático y me ha dado mucha fuerza”.

-¿Acudías antes al gimnasio?
-¡Tengo el récord de haber estado dos años apuntada sin haber ido un sólo día!

-21 días machacando tu cuerpo… ¿Has podido resistirlo?
-No ha sido tanto machacarme como reflexionar sobre la obsesión por adelgazar en verano. Ahora la gente se lanza al gimnasio.

-Pero tú has contado con el entrenador personal de las estrellas de Hollywood…
-Ha sido divertido trabajar con Fernando Sartorius. Me ha guiado, pero también me ha exigido.

-¿El esfuerzo ha sido más físico o psicológico?
-Mental, he aprendido a ser más constante.

-¿Cuál ha sido tu mayor logro?
-He descubierto algo que ya sospechaba… Soy bastante perezosa y debo exigirme más. Es fácil decir que no puedes, pero si te esfuerzas, luego el resultado es espectacular. Y no sólo en la imagen. Perdí peso enseguida y he ganado en resistencia y fuerza.

-¿Qué parte de tu cuerpo crees que has mejorado?
-Tengo una especial fijación con mi tripa y he logrado librarme de ella. Ahora estoy más contenta con mi cuerpo y eso me reconforta.

-En el programa también abordas el tema de la cirugía estética. ¿Pasarías por un quirófano?
-Nunca, salvo que fuera necesario; le tengo miedo. Sé que muchos compañeros de televisión pasan por él, pero yo intentaré mantenerme como estoy durante mucho tiempo.

-¿Y cómo lo harás?
-De momento estoy intentando convencer al cámara para que hagamos footing todos los días…

-¿Has cambiado algún hábito alimenticio?
-He decidido hacer cinco comidas al día. Es un esfuerzo más porque hay que planificarse, pero vale la pena intentarlo.

-¿Existe un modo distinto de hacer ejercicio entre los hombres y las mujeres?
-En general, los hombres buscan ser musculosos, y la mujeres, tener una figura estilizada. Pero eso también está cambiando. Además, he llegado a la conclusión de que unos y otros se equivocan en sus objetivos. No deberían fijarse estrictamente en la imagen. Estar en forma es estar sanos y no tener adicciones. Hay mucha gente obsesionada con el culto al cuerpo.

-¿Temías que te pasara a ti?
-Francamente, para mí ha sido impactante ver cómo el mío cambiaba sólo con un poco de ejercicio y una alimentación sana.

-En lo personal, ¿qué te aportan estos experimentos?
-Todo son ventajas, si no me negaría. Siento que estoy creciendo como persona y encima sacio mi curiosidad periodística. Este trabajo lo haría incluso sin cobrar.

-No todo el mundo es capaz de ponerse en la piel de otro.
-Me sorprende que haya periodistas que no quieran hacer algo así. No sé si se necesitan ciertas cualidades. A mí me mueve la curiosidad y las ganas de aprender. Me siento mejor conmigo misma y tengo la posibilidad de explicárselo a cuatro millones de espectadores. Muchos me paran por la calle para decirme que les ayudo a entender mejor a los demás.

-¿Te han quedado secuelas?
-No, sólo he ido cambian como persona. Ahora ya no juzgo de forma beligerante. Existen maneras distintas de ver las cosas, es algo que aprendes sobre todo, tras haberte puesto en el lugar de otros.

-¿Eres una mujer valiente?
-Eso me dicen. Sin embargo, yo creo que lo son más los bomberos o los corresponsales de guerra. Lo mío no es tan arriesgado.

-¿Tienes alguna fobia?
-Sólo a los bichos.

-¿Y cuál es tu próximo reto?
-Conviviré con gente que tiene serias dificultades para sobrevivir… Y no puedo decir nada más.

http://teleprograma.diezminutos.es/programas-tv/2009/mayo/21-dias-machacando-mi-cuerpo

Entrevista a Samanta Villar (01-06-2009)

SAMANTA VILLAR HA PASADO ’21 DÍAS MACHACANDO SU CUERPO’
“Me he librado de la tripa”
En su Operación Biquini ha convivido con fanáticos del culto al cuerpo.

samanta_bici_gallery_a

Ha convertido la práctica de experimentar con ella misma en su forma de trabajo. Después de compartir varias semanas con vagabundos, bulímicos, drogadictos… Samanta Villar ha decidido, en plena Operación Biquini, pedir cuentas a su cuerpo sometiéndose a duras jornadas de ejercicio. Y el resultado ha sido más que favorable.

Fernando Sartorius, que ha estilizado la figura de Nicole Kidman y Elsa Pataky, ha sido su entrenador personal: “Es un tipo carismático y me ha dado mucha fuerza”.

-¿Acudías antes al gimnasio?
-¡Tengo el récord de haber estado dos años apuntada sin haber ido un sólo día!

samanta_tai_gallery_a

-21 días machacando tu cuerpo… ¿Has podido resistirlo?
-No ha sido tanto machacarme como reflexionar sobre la obsesión por adelgazar en verano. Ahora la gente se lanza al gimnasio.

-Pero tú has contado con el entrenador personal de las estrellas de Hollywood…
-Ha sido divertido trabajar con Fernando Sartorius. Me ha guiado, pero también me ha exigido.

-¿El esfuerzo ha sido más físico o psicológico?
-Mental, he aprendido a ser más constante.

flexiones_gallery_a

-¿Cuál ha sido tu mayor logro?
-He descubierto algo que ya sospechaba… Soy bastante perezosa y debo exigirme más. Es fácil decir que no puedes, pero si te esfuerzas, luego el resultado es espectacular. Y no sólo en la imagen. Perdí peso enseguida y he ganado en resistencia y fuerza.

-¿Qué parte de tu cuerpo crees que has mejorado?
-Tengo una especial fijación con mi tripa y he logrado librarme de ella. Ahora estoy más contenta con mi cuerpo y eso me reconforta.

quirofano_gallery_a

-En el programa también abordas el tema de la cirugía estética. ¿Pasarías por un quirófano?
-Nunca, salvo que fuera necesario; le tengo miedo. Sé que muchos compañeros de televisión pasan por él, pero yo intentaré mantenerme como estoy durante mucho tiempo.

-¿Y cómo lo harás?
-De momento estoy intentando convencer al cámara para que hagamos footing todos los días…

-¿Has cambiado algún hábito alimenticio?
-He decidido hacer cinco comidas al día. Es un esfuerzo más porque hay que planificarse, pero vale la pena intentarlo.

martin_jacuzzi_gallery_a

Samanta compartió una jornada con Martín Mazza, un conocido actor porno.

martin_posa_gallery_a

“Martín Mazza reconoce ser vigoréxico”, dice Samanta. Acude dos veces al día al gimnasio y se somete a ciclos de anabolizantes para mantenerse: “Le debe todo a su imagen y no puede dejarlo”.

eric_preparandose_gallery_a

Samanta acompañó a Eric Putzbach al quirófano. El estilista, a quien vimos en El equipo G y La Granja, es un obseso de la cirugía estética: “Lo último ha sido una liposucción de papada”. Antes se operó los labios, los pectorales…

culturista_tortilla_gallery_a

Francisco Mula, Míster Universo de Culturismo, empieza el día con una tortilla de 14 claras de huevo.

culturista_gallery_r

Este ex boxeador le contó a Samanta que en su dieta sólo aparecen pollo, arroz, fruta y complejos vitamínicos.

patinadores_gallery_a

-¿Existe un modo distinto de hacer ejercicio entre los hombres y las mujeres?
-En general, los hombres buscan ser musculosos, y la mujeres, tener una figura estilizada. Pero eso también está cambiando. Además, he llegado a la conclusión de que unos y otros se equivocan en sus objetivos. No deberían fijarse estrictamente en la imagen. Estar en forma es estar sanos y no tener adicciones. Hay mucha gente obsesionada con el culto al cuerpo.

-¿Temías que te pasara a ti?
-Francamente, para mí ha sido impactante ver cómo el mío cambiaba sólo con un poco de ejercicio y una alimentación sana.

trastornos_alimenticios_gallery_r

-En lo personal, ¿qué te aportan estos experimentos?
-Todo son ventajas, si no me negaría. Siento que estoy creciendo como persona y encima sacio mi curiosidad periodística. Este trabajo lo haría incluso sin cobrar.

-No todo el mundo es capaz de ponerse en la piel de otro.
-Me sorprende que haya periodistas que no quieran hacer algo así. No sé si se necesitan ciertas cualidades. A mí me mueve la curiosidad y las ganas de aprender. Me siento mejor conmigo misma y tengo la posibilidad de explicárselo a cuatro millones de espectadores. Muchos me paran por la calle para decirme que les ayudo a entender mejor a los demás.

porros_gallery_a

-¿Te han quedado secuelas?
-No, sólo he ido cambian como persona. Ahora ya no juzgo de forma beligerante. Existen maneras distintas de ver las cosas, es algo que aprendes sobre todo, tras haberte puesto en el lugar de otros.

-¿Eres una mujer valiente?
-Eso me dicen. Sin embargo, yo creo que lo son más los bomberos o los corresponsales de guerra. Lo mío no es tan arriesgado.

vagabunda_gallery_a

-¿Tienes alguna fobia?
-Sólo a los bichos.

-¿Y cuál es tu próximo reto?
-Conviviré con gente que tiene serias dificultades para sobrevivir… Y no puedo decir nada más.

http://teleprograma.diezminutos.es/programas-tv/2009/mayo/21-dias-machacando-mi-cuerpo