Entrevista a Samanta Villar (17-08-2013)

“Creo que hemos construido una marca personal”

LA PERIODISTA CATALANA COMENZÓ CON ‘21 DÍAS’ Y TRAS EL ÉXITO DE ESTE FORMATO SE LANZÓ A PRESENTAR Y DIRIGIR ‘CONEXIÓN SAMANTA’, UN PROGRAMA DE REPORTAJES CON UN ENFOQUE MUY PERSONAL QUE SE EMITE EN CUATRO.

Samanta Villar se define como una mujer afortunada por poder trabajar en lo que le apasiona. Tiene los pies en la tierra y no se deja llevar por el peso de la fama. Reconoce, además, que no ve su trabajo como un éxito, sino simplemente como trabajo.

Dirige y presenta Conexión Samanta, ¿es complicado hacer las dos cosas a la vez?

No. Lo que sí te exige es más tiempo: tienes que estar siempre disponible. Pero yo creo que es mejor, porque en formatos tan personalizados como este si tú diriges tienes mucho más el control de lo que vas a hacer. Me siento más dueña de mi trabajo. Si tuviera que quedarme con uno de los dos trabajos sería con la dirección.
Conexión Samanta es un programa donde se muestra como persona, ¿le ha costado mucho exhibirse tal y como es ante los espectadores?
No, porque tengo muy poca vergüenza y muy poco pudor. Me doy cuenta de que soy libre en el sentido de que no tengo complejos y me río mucho de mis limitaciones,
soy muy consciente de mis defectos y no me importa mostrarlos; estoy hecha de imperfecciones, como todo el mundo. A veces me veo y me digo a mi misma lo que podría haber hecho mejor, pero como en el momento lo estoy disfrutando no me importa mucho cómo me vean la cámara o el espectador. Soy tan espontánea, impulsiva e intuitiva que a veces me meto en sitios donde no debería, pero prefiero pedir perdón a pedir permiso.

¿Por qué cree que a la gente le gusta tanto el programa?
Creo que hemos construido una marca personal: la gente ya sabe quién es Samanta Villar y qué hace Samanta Villar, y si te gusta, la sigues en todo lo que haga. Poco a poco tenemos un público muy fiel que comenzó con 21 días y ahora ha seguido con Conexión Samanta.

¿No tiene presión por todo el éxito que está teniendo Conexión Samanta y que en su momento tuvo 21 días?
No, cada vez que he cambiado de trabajo la gente que me rodeaba se ha llevado las
manos a la cabeza y todos me decían que por qué dejaba ese trabajo si me encontraba en la cresta de la ola… Pero cuando a mí el cuerpo me dice que deje un programa, lo voy a dejar,me da igual que tenga éxito o no. Conexión Samanta tiene la mitad de audiencia que tenía 21 días, pero estoy a gusto, y qué hay más importante que eso. El único elemento de presión que podría tener es que no llegásemos a dar los resultados que la cadena quiere, pero como eso de momento no
está sucediendo, tenemos la suerte de pasárnoslo bien y que encima el producto funcione…

¿Cuál ha sido la situación más complicada que ha vivido?
Este es un trabajo en el que tienes que tener mucha mano izquierda y saber
llegar a la gente, tener psicología, paciencia y mucho cariño. Pero al mismo tiempo dispones de un tiempo limitado y tienes que ir redireccionando las conversaciones y esperando el momento para sacar la pregunta clave y que luego los entrevistados no se sientan traicionados. Es una cuestión muy intuitiva que
aprendes mientras vas trabajando y que a veces sale bien y a veces mal. Los
momentos más delicados son cuando los entrevistados, de alguna manera, le ven
las orejas al lobo y ven que el buen rollo que han mantenido conmigo se ve cortado por preguntas que no son de su agrado, pero tienen que entender también que ese es mi trabajo.

¿Quién elige los temas a seguir?
Nosotros hacemos una lista de temas, se la pasamos a Cuatro y ellos seleccionan.

¿Qué asuntos no ha tratado y está deseando hacerlo?
No hay ninguno en particular. Tengo la suerte de que los temas que voy proponiendo me los van comprando.

¿Le ha costado mucho llegar hasta aquí?
No considero que haya llegado a ningún sitio, simplemente estoy trabajando. Entiendo que desde fuera se vea como un éxito, pero para mi no es así, solo es un
trabajo más. Tengo la suerte de no haber parado de trabajar desde que empecé y
he ido pasito a pasito. Siempre he tenido mucha inquietud por aprender y eso me
ha favorecido. Esa ha sido mi filosofía y he seguido el mismo patrón, trabajar en
lo que me ha parecido interesante.

¿Se ha arrepentido de algo a lo largo de su carrera?
He tenido la inmensa suerte de dejar trabajos para coger otros, pero en general,
cuando he dejado un trabajo ha sido porque no estaba a gusto, porque había llegado un momento en donde me había cansado, o porque la línea del programa
no me gustaba, excepto en alguna ocasión, como cuando dejé TV3 por 21 días.
Me parecía un proyecto tan único que me fui de TV3 porque sabía que nunca
iba a poder vivir esa aventura si no la aceptaba.

¿Es fácil ser objetivo cuando se tiene una relación tan estrecha con los personajes?
El debate de la objetividad me tiene con los pelos de punta, porque ahora está
muy de moda decir que la objetividad no existe, pero tras esa premisa hay carta
libre para la tendenciosidad, justificándose en la honestidad, y eso parece que
te da el derecho a ser tendencioso. Es cierto, la objetividad no existe, pero la
ecuanimidad sí y deberíamos tender hacia ella, al igual que hacia la neutralidad. Todos sabemos que el sentido común se puede aplicar y que a pesar de las ideas
propias se puede ser ecuánime con la otra persona. La línea editorial no debería
impregnar directamente la información; creo que estamos en la era de la desfachatez, y con decir que estás orgulloso de ser de derechas o de izquierdas te permites manipular la información.

¿Cómo encaja las críticas?
Hay una primera fase en donde siempre te cuesta, porque hay críticas muy injustas
que parten de la ignorancia, pero también hay otras que son muy certeras. A
veces, ante esas críticas injustas pienso que como soy yo quien está dando la cara me llevo los palos de todos, pero también es verdad que me llevo todos los elogios, y una cosa compensa a la otra. Después hay otra fase en donde me calmo, tienes que asumir que las críticas forman parte del día a día.

¿Qué le gustaría hacer cuando acabe definitivamente Conexión Samanta?
Siempre tengo un plan B, aunque tener un plan B no significa hacer otro nuevo
programa. Para mi puede ser perfectamente tomarme un año sabático para descansar, estudiar, viajar…

¿Tiene alguna relación con algún personaje más allá de los 21 días?
Con unos gitanos que viven en chabolas. Sigo en contacto a menudo. Y también
con algunos sin papeles.

21 días fumando porros tuvo un gran impacto mediático.
La sociedad no estaba preparada para un programa así. Gran parte de los días fui
colocada y eso me creó ansiedad. Era fumadora de tabaco y, desde entonces, no
he vuelto a fumar un cigarro.

¿Qué fue lo primero que comió tras 21 días sin probar bocado?
Huevos fritos. Mientras ayunaba, vi un anuncio de huevos y me pasé días soñando
con ellos.

LA FICHA

Edad: 37 años.
Lugar de nacimiento: Barcelona.
Estado civil: Con pareja.
Signo zodiacal: Virgo.
Carrera profesional: Villar comenzó
su carrera profesional en distintas
televisiones de Cataluña hasta dar el
salto a las nacionales. En 2005 se
convirtió en la reportera del programa
España Directo, en TVE. De 2009 a
2010 presentó el programa 21 días,
en Cuatro. A partir de 2010 estrena
3 Sesenta, también en Cuatro. Posteriormente,
dicho programa pasó a
llamarse Conexión Samanta. En la
cuarta temporada, Samanta Villar pasó
también a dirigirlo.
Proyectos futuros: Seguir con el
programa Conexión Samanta.
MUY ÍNTIMO
Una virtud: “Autoexigente”.
Un defecto: “Muchos”.
Un vicio: “Hablar con mis plantas”.
Una afición: “Las series de TV”.
Qué valora de la gente: “La inteligencia”.
Un libro: “Corazón tan blanco, de
Javier Marías”.
Una película: “Todas las de Darren
Aronofsky”.
Una comida: “La japonesa”.
Una bebida: “El cava”.
Un lugar para vivir: “Buenos Aires”.
Anuncios