Entrevista a Samanta Villar (23-04-2014)

Samanta Villar – Radio Castelldefels

Anuncios

SAMANTA VILLAR SOBRE LA PROSTITUCIÓN

‘’Creo que hay que diferenciar claramente entre lo que es explotación sexual y prostitución’’

Por Carina Salcedo, Laura Santos y Lara Sánchez

Samanta Villar, periodista española nacida en Barcelona, ha realizado diversos reportajes sobre prostitución y sexo. En Conexión Samanta, el programa de Cuatro que conduce Samanta desde 2010, la periodista acompañó a varias mujeres que prestan servicios como escorts. ‘Vida en un burdel’  y ‘Sexo de alquiler’ han permitido a la periodista conocer desde dentro la prostitución y tratar directamente con sus protagonistas, tanto prostitutas, como clientes y empresarios del sector.

P1300391

Lado Oscuro. ¿Cuál era tu opinión antes de empezar a hacer reportajes sobre prostitución y cuál es ahora?

Samanta Villar. Yo no tenía una opinión formada en verdad, lo que sí que tenía era ese prejuicio que tenemos todos en cuanto a la imagen de la prostitución: de marginalidad, abuso, explotación sexual, de mujeres viciosas, drogadictas… Todo muy oscuro. Cuando empecé a tratar este tema, y de hecho escribí un libro sobre prostitutas, empecé a descubrir toda una parte que nunca sale en los medios de comunicación, que es la prostitución voluntaria, la mujer que entra en la prostitución, no por gusto, pero que una vez dentro, ve las ventajas de este trabajo. Esto a mí me sorprendió mucho y me pareció un tema fascinante. Creo que hay que diferenciar claramente entre lo que es explotación sexual y prostitución. Es un tema polémico y hay muchas prostitutas que no se sabe si están ahí porque quieren o porque las obligan. Es cierto que se juzga mucho desde fuera y casi nunca se les pide la opinión a ellas.

LO. ¿En este tiempo te has encontrado a más chicas que ejercen la prostitución de forma obligada o voluntariamente?

SV. He hablado con las que han accedido a hablar. No me siento capaz de decir que la mayoría son voluntarias o que la mayoría son víctimas de explotación sexual. Sí creo que se deberían tratar las cosas con rigor. Si te fijas cuando se siguen estos casos en las noticias muchas veces a los proxenetas no se les acaba condenando, sobre todo en los prostíbulos oficiales, los que tienen licencia. En estos casos casi nunca se les condena porque es que las mujeres no están allí obligadas ni por explotación sexual. Sí que es posible que el dueño del local se esté lucrando a costa de ellas, pero estas mujeres han ido allí voluntariamente y por ese motivo, nunca se acusa al proxeneta.

‘’Cuando se dan cuenta de que tampoco es tan terrible, deciden quedarse’’ 

LO. Y con las que has hablado, ¿Cuáles eran los principales motivos por los que decidían prostituirse?

SV. El dinero. La mayoría de ellas no sueñan con ser prostitutas. Sí que me he encontrado con otros casos que ahora te contaré, que no es por vocación pero tampoco por situación económica. Entrar se suele entrar por esto, pero muchas deciden no salir. Si una mujer realiza dos servicios sexuales al día, cobrando por cada uno 150 euros, pues nos vamos a 9.000 euros al mes libres de impuestos. Hay muchas mujeres que cuando se dan cuenta de que tampoco está tan mal, que los hombres tampoco son para tanto, que la campana de Gauss de los clientes es de 35 a 50 años, con trabajo, normalizados, con familia… Cuando se dan cuenta de que tampoco es tan terrible, deciden quedarse.

LO. En el reportaje que hiciste de Vida en un burdel, tú las llamabas Escort, ¿Este nombre qué significa exactamente?

SV. En realidad son sinónimos, Escort, prostituta… Lo que pasa es que no tiene la carga peyorativa que tiene prostituta o puta. A veces hay tanto estigma y tanta carga negativa psicológicamente por el prejuicio, que ellas no se reconocen en la palabra “puta”, prefieren Escort, pues suena más elegante, limpio, mejor considerado. Todas quieren ser Escort.

LO. ¿Hay edad máxima para ejercer la prostitución en un prostíbulo?

SV. En un prostíbulo seguramente sí, ya que ellos hacen un casting de chicas porque quieren tener lo mejor. Hay una incertidumbre alrededor de la figura del proxeneta porque ellos son muy conscientes de que no pueden cobrar por los servicios de sus prostitutas, si no van directos a la cárcel. Pero tienen mecanismos para ganar su dinero, pues son hombres de negocios.

LO. ¿Pueden despedir a una prostituta si esta no da dinero?

SV. No, porque es al contrario. Ellos hacen que las chicas paguen por la habitación, como en un hotel. Ellas van como clientes y pueden pagar unos 50 euros por la habitación. Entonces la chica va trabajando, paga lo que es la habitación y el resto es para ella. Si sube con un acompañante, este también paga un tanto por ciento por la habitación. Están buscando la manera legal de lucrarse con la prostitución. Pero también hay prostíbulos en los que ellos mismos seleccionan a las chicas, según las preferencias. Ellas explican cómo son por teléfono, hacen una ficha y ellos deciden y si no, dan excusas. Ahí es donde nos damos cuenta de que en realidad sí que son proxenetas, porque ¿Qué hotel hace selección de clientes? Hay toda una inseguridad jurídica donde cada uno intenta ganar dinero sin meter el pie en la ilegalidad.

LO. ¿Has estudiado la prostitución callejera también?

SV. Sí, claro que sí.

LO. ¿Hay mucha diferencia entre trabajar en un prostíbulo y trabajar en la calle?

SV. Pues mira, la diferencia es el lugar y también las condiciones donde se hace el servicio. No es lo mismo estar en un hotel de 5 estrellas o estar en su propia casa que estar en un pisucho de cualquier calle. Hay que tomar precauciones. También suelen estar en conveniencia con los hoteles, sobre todo los de lujo, para conseguir cualquier cosa que quiere el cliente, incluso prostitutas. La chica siempre prefiere recibir al cliente en su casa, porque es su territorio y se siente más segura. Pueden pasar más cosas fuera, pero no es tanto como la gente piensa.

LO. ¿Cuánto tiempo suelen permanecer en un mismo sitio?  

SV. Lo que hacen ellas, (pueden haber 100 o 200 en un prostíbulo), es juntarse por grupitos y hacer amigas. Suelen quedarse 21 días en un mismo sitio. Antiguamente se hacía por la regla, esa semana no trabajaban, pero ahora hay unas esponjitas que se ponen ahí y pueden seguir trabajando. Se ha mantenido la inercia de los 21 días, por dos motivos principalmente. Primero porque cuando ellas son la novedad en un local, atraen a más clientes, y cuando ya son más conocidas, les baja la clientela. Entonces deciden cambiar de local para tener más clientes y ganar más dinero. Por otro lado, al local también le interesa porque así va renovando el “género” y tiene más clientela. A todos les interesa.

LO. ¿Entonces sí que pueden llegar a tener amigas en este mundo?

SV. Amigas entre ellas pero también hay mucha mentira y todas engañan. Es difícil ir por la calle, decir que eres prostituta y pretender que la gente te trate normal. Ellas tienen inercia a la mentira, entre ellas mismas no se acaban de fiar, son competencia. Yo entiendo que ellas tienen que mentir por su profesión y también tienen que mentir al cliente. Son actrices.

LO. ¿La mayoría de chicas que has conocido, podían decir que no a un cliente?

SV. Sí, las únicas que no pueden decir que no son las que menos cobran. Cuando ellas ya tienen una independencia, pueden elegir con quién estar y con quién no. Lo que me he dado cuenta es que cuando tienen un nivel económico aceptable, no tienen la necesidad de acostarse con un cliente con el que no quieren, porque no les da la gana. Siempre hay clientes. Se genera mucha pasta y se pueden tener muchos ingresos. Ellas intentan decir que no con excusas para no decirlo directamente.

LO. ¿Y lo mismo pasa con los servicios? ¿Pueden decir: ‘’No, esto no quiero hacerlo’’?

SV. Sí claro, pues se pacta previamente antes de pagar por el servicio. La que más difícil lo tiene es la yonki, pues esta está tan necesitada de los 5 euros, que va a hacer cualquier cosa. Son las más difíciles de tratar. Las que ya empiezan a cobrar bien, pueden decidirlo, pueden negarse. Hacen una negociación con el cliente. El cliente sabe perfectamente lo que se pacta anteriormente. En cambio, las que están bajo la trata no tienen ni voz ni derecho a nada.

LO. ¿Suelen haber clientes violentos?

SV. Hay diferentes situaciones, porque una chica que está en un prostíbulo, si por lo que sea un cliente se propaga, lo único que tiene que hacer es chillar, porque siempre va a haber alguien cerca que va a abrir la puerta y va entrar y a ese tío lo van a echar fuera. En un piso tres cuartos más de lo mismo. Ellas no tienen seguridad en el sentido de tener un segurata cerca. Sí que puede ser que un cliente se propase en un momento dado y que pierdan el control, esto puede ocurrir. Pero puede ocurrir una de cada muchísimas veces, ¿sabes? También puede pasar que tengas una tienda y te atraquen. Hablando con ellas, son las primeras que dicen que lo de la inseguridad es un mito. Que sí que hay alguna situación de inseguridad, pero que no es para nada común.

LO. ¿Cuesta mucho salir de la prostitución?

SV. Sí, dejarlo sí. Cuesta porque ganan mucho dinero, entonces muchas de ellas dicen: ‘’Ostras, ¿Pues ahora qué tengo que hacer, bajar el nivel de vida?’’ Las que están explotadas sí que lo tienen muy mal, porque cuando dejan la prostitución, si no hablas el idioma, no tienes una formación y no conoces a nadie cuesta mucho salir de las redes de trata y normalizar tu vida, encontrar trabajo. Quién te va a dar trabajo si tú no hablas español, no tienes formación ninguna y más en el contexto en el que estamos que no hay trabajo. Entonces ellas no tienen una manera de salir, y tampoco hay programas de rehabilitación de prostitutas serios que digan hemos detectado una red de trata, la sacamos, le damos un paro durante un tiempo mientras busca trabajo. Esto no existe. Entonces, el problema es la pasta.

Y luego hay otro perfil que es la que lo sigue haciendo voluntariamente, le gustaría dejar el trabajo porque no le gusta, porque es muy escurete. Porque también es muy estresante psicológicamente estar todo el rato dándole la píldora  a un tío que te da igual y lo quiere dejar, pero dicen: ‘’¿Qué voy de cajera al Caprabo? ¿De qué voy a trabajar si en los últimos diez años he estado de puta? ¿Qué pongo en mi currículum? ¿Qué le explico? ¿De qué he estado trabajando?’’

La que lo deja es la que realmente no quería estar en la prostitución, que a la mínima que pueda tener un trabajo con el que pueda ganarse la vida con 800 euros o 1000 euritos, esta lo deja y abandona. Pero la que no lo está pasando tan mal, aunque le gustaría cambiar de trabajo, no encuentra otro en el que gane más y trabaje menos horas.

 LO. ¿Te has encontrado a muchas inmigrantes prostitutas sin papeles?

SV. Sí, claro que hay muchas, por supuesto.

LO. ¿Aquí en Barcelona qué hay más prostitutas inmigrantes o españolas?

SV. Inmigrantes. Por varios motivos: las chicas suelen cambiar de sitio para prostituirse, no se prostituyen en su ciudad, porque tienen miedo de que algún cliente sea conocido. Entonces, muchas veces la mayoría lo que hace es irse a otras ciudades u otros países. Las españolas también lo hacen, se van a Suiza o a Noruega porque allí se paga más. Ellas piensan: ‘’por el mismo trabajo me voy 3 semanas a Suiza, cobro 5 veces más y me vuelvo. Y encima me ahorro que algún cliente sea mi vecino o mi cuñado ’’.

LO. ¿Qué es lo más raro que has visto en un prostíbulo?

SV. Lo más raro fueron dos chavales de 22 y 23 años. Eso me llamó muchísimo la atención. Que además los entrevisté, salían en el reportaje de Sexo de alquiler. Encima se hicieron una foto conmigo. Muy fuerte. Y les dije ¿Dónde la vais a poner, en Facebook? O sea, ¿Estáis en la habitación de un prostíbulo y vais a poner la foto con Samanta Villar en Facebook? ¿Y cuándo os pregunten dónde estáis, qué vais a decir?

LO. ¿Y estos chicos qué necesidad tienen de ir? Si van a una discoteca y hacen lo mismo gratis…

SV. Eso mismo les pregunté yo. Me explicaron que no era lo mismo, que allí ibas y vas al grano. Me dijeron ‘’Yo vengo aquí a por un servicio, a echar un polvo. En una discoteca es diferente, voy a ligar. Aquí vengo a follar’’.

LO. ¿Es posible ser prostituta legal en España?

SV. Sí que es posible. O sea, no hay un contrato de prostituta pero tú sí que puedes ser autónoma. De hecho, muchas chicas es lo que hacen cuando ya quieren cotizar porque dicen: “Claro yo tengo 40 años, voy a seguir en esto y quiero tener una pensión cuando me jubile.” Entonces ellas lo que hacen es constar como autónomas en el epígrafe de servicios personales. Ellas como trabajadoras autónomas se pagan la seguridad social y la jubilación. Esto es un camino que ellas han encontrado porque no hay contrato como prostituta, no se puede contratar porque eso es proxenetismo.

LO. ¿Entonces qué falta para que se acabe de regularizar su situación en España?

SV. Todo. Falta que se sienten y digan cómo se debe ejercer este trabajo, qué garantías se tienen que dar a las chicas, a los clientes y a los dueños de los locales. Cuál es el convenio colectivo del sector… es decir, todo. Hay que hacer una regularización de todo el sector, qué se considera proxenetismo, qué no… porque los propios dueños de los locales se quejan también de eso. Ellos hacen una inversión en un local y ahora de repente los pueden detener por ser un proxeneta, y ellos no quieren ser proxenetas, pero sí que quieren tener un local donde trabajen chicas. Esto no es ilícito, de hecho en Cataluña hay licencias para esto. Hay una inseguridad jurídica para todo el mundo. El cliente por ejemplo, si no le dan un buen servicio tendría que tener derecho a reclamar. No tiene cobertura de ningún tipo, esto pasa mucho. Hay clientes que salen y dicen ‘’esta chica me ha tratado como el culo, y no hay ningún libro de reclamaciones’’. Hay un vacío legal máximo.

LO. ¿Qué condiciones debe cumplir un local en Barcelona para ser legal?

SV. Eso no lo he mirado, pero es normativa como cualquier otro local. Pues tiene que tener tantos metros, salida de incendio, de emergencia… son cuestiones de seguridad de los edificios.

LO. ¿La policía puede hacer redadas de repente?

SV. Si tiene una orden judicial o un indicio de que se está cometiendo un delito sí, pero la prostitución no es delito, no pueden entrar porque haya prostitutas. Pueden entrar porque sospechan que se está cometiendo un delito, si no, no.

‘’ Se calcula que en España puede haber unas 300.000 prostitutas’’

LO. ¿Cuántas prostitutas hay en España?

SV. No hay un censo oficial, aunque hay una cifra estimada entre bases de datos y se calcula que puede haber unas 300.000 prostitutas. No hay 300.000 esclavas sexuales en España, es imposible. Si el debate es que si la necesidad económica está empujando a muchas mujeres a la prostitución, entonces sí. ¿Estamos hablando que la necesidad económica las está obligando a prostituirse y también lo consideramos explotación sexual?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

https://prostitucionbcn.wordpress.com/entrevistas/los-de-fuera/creo-que-hay-que-diferenciar-claramente-entre-lo-que-es-explotacion-sexual-y-prostitucion/