Entrevista a Samanta Villar (27-02-2015)

Entrevista a Samanta Villar en Versió RAC1 (27-02-2015)

Anuncios

«Me gusta el pilates por sus movimientos armoniosos»

01

Ayer por la noche, Samanta Villar estuvo muy pendiente de los cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto, ya que su equipo, la Penya, jugaba contra el Gran Canaria. La periodista catalana, conocida por los programas de Cuatro 21 días y Conexión Samanta, no se pierde un partido del Joventut en el Palau Olímpic de Badalona. Eso sí, ella prefiere practicar otro tipo de actividad, como pilates.

-¿Siempre ha sido aficionada al baloncesto?

-Fue obligatorio a raíz de conocer a mi chico y ya, con el tiempo, me he aficionado (ríe). Me hice socia del Joventut y todo.

-¿Cómo ve al equipo?

-Este año vamos bastante bien y estoy contenta. En otras temporadas lo hemos pasado fatal y perdíamos cada dos por tres. Hace unas semanas incluso ganamos al Barça en casa. ¡Lo celebramos a lo grande, como si fuera la Copa de Europa!

-Algunos aficionados al baloncesto se quejan de que el fútbol es omnipresente…

-Siempre hay un deporte rey. Mi chico se queja un montón de eso. Para que salga una noticia de la Penya salen todas la secciones del Barça antes, hasta el hockey sobre patines, y eso que hay muchos más seguidores del baloncesto. Pero es que la institución del Barça tiene mucha fuerza y arrastra.

-En básquet es del Joventut, ¿y en fútbol?

-Ahí sí que soy del Barça. ¡Pero en baloncesto siempre nos están tocando las narices! (ríe).

-¿Y usted hace deporte?

-Siempre he bailado.

-¿Ballet?

-Ballet, contemporáneo, jazz, sevillanas. Todo lo que sea aeróbic y coreografías me chifla. Pero a raíz de empezar con 21 días se acabó porque no podía ir al gimnasio.

-¿No lo echa de menos?

-La verdad es que tendría que volver a hacer algo. Cuando estaba en Madrid cogí una entrenadora personal de pilates y más o menos nos organizábamos, pero luego volví a Barcelona y el gimnasio que tengo cerca de casa no me motiva. Me puse a hacer pilates por las mañanas porque había menos gente pero me tocaba estar con octogenarias que iban a su ritmo, como es normal, y yo me aburría.

-¿Qué le aporta el pilates?

-Es un ejercicio muy bueno para el cuerpo porque no buscas el agotamiento físico ni quemar calorías, sino que trabajas con movimientos muy armoniosos y controlados. Ejercitas el músculo desde el estiramiento y el equilibrio y eso está muy bien porque es difícil lesionarte.

http://www.elperiodico.com/es/deportes/20150221/me-gusta-el-pilates-por-sus-movimientos-armoniosos-3956645

Samanta Villar: “No me veo en un plató. Me gusta mucho la calle”

1424078291730

La periodista Samanta Villar. / MEDIASET

Desde que en el 2009 se propuso vivir en primera persona las historias que explicaba en ’21 días’, la periodista Samanta Villar (Barcelona, 1975) se convirtió en una de las caras más representativas de Cuatro, programa que sustituyó hace ya siete temporadas por ‘Conexión Samanta’. El vertiginoso ritmo de rodaje la llevó a hacer un parón de nueve meses antes de volver con nuevos reportajes. La cadena ofrece esta noche (22.30) el último de los cuatro especiales de esta temporada, sobre los enfermos de hepatitis C.

–¿Qué ha estado haciendo en este tiempo de descanso?
–Básicamente me dediqué a descansar, a ir al cine, leer, ver la tele, hacer la compra y cocinar.

–Necesitaba un respiro…
–Tenía ganas de hacer una vida muy normal. Llevaba cinco años sin parar, en los que no estuve más de una semana seguida en el mismo sitio. A los dos o tres años de haber empezado ’21 días’ y haber continuado con ‘Conexión Samanta’ me dio un bajón pensando: “¡No tengo vida social, no tengo raíces en ningún sitio, mis amigos no cuentan conmigo porque nunca estoy!”. Entonces llegué a una conclusión que me sirvió para calmarme. Me dije: “No te preocupes, lo que pasa es que tú eres nómada. Date cuenta que todos los demás son sedentarios y tú has vuelto a ser como el hombre primitivo, que vas moviéndote para comer”. Aguanté dos años más y pensé que necesitaba parar ese nomadismo y estar en casa.

–Y ha vuelto con cuatro nuevos reportajes de ‘Conexión Samanta’. ¿Cómo se puede seguir innovando después de siete temporadas?
–Está muy relacionado con los meses de descanso que me cogí. En ese tiempo he podido leer con calma, documentarme, estar atenta a todo lo que está pasando, indagar en esos medios en los que normalmente no indagamos, tener tiempo de buscar historias… Todo eso nos permitió dar con cuatro temas de actualidad, potentes, periodísticamente relevantes, controvertidos y que no los está tratando nadie.

–¿Ese parón que ha necesitado no le ha hecho plantearse dejar la calle y hacer un programa en plató?
–No me lo plantearé hasta que no llegue el día que me levante de la cama y diga: “Necesito hacer un plató”. Ahora mismo no me veo. Es que me gusta mucho la calle. Es donde se hace la tele más viva. Si te fijas, muchos programas que antes se hacían en un plató ahora se hacen fuera tipo ‘Salvados’, ‘Viajando con Chester’… La tele está ocupando la calle y me parece un acierto porque la calle está muy viva.

–Se habló incluso de que podría fichar por ‘Hable con ellas’. ¿Encajaría en un programa así?
–Lo que pasa es que ya dirijo mi programa, así que no me veo trabajando en otro que no dirija yo. Me siento muy privilegiada. Pero me lo he tenido que currar ¿eh? Empecé que no pintaba nada, era la reportera y estaba muy guiada por la dirección. Eso me sirvió para ir aprendiendo y, en un formato tan personalizado, era coherente que al final lo dirigiera la persona que lo protagonizaba. Ahora me veo más dirigiendo programas de otros que haciendo programas que dirijan otros.

–Dirigir es algo que conocía porque empezó trabajando como ayudante de realización en TV-3.
–Estudié periodismo, pero hice los créditos de televisión porque me gustaba mucho el cine y la imagen. Por casualidad, en Viladecans Televisió necesitaban a alguien para presentar y, de los tres que estábamos, me cogieron a mí. Esa visibilidad fue la que me dio para fichar por otras cadenas y abandonar la parte de realización que, sin embargo, ahora tengo más incorporada que nunca al dirigir el programa.

–En ’21 días’ días trabajó en la mina, estuvo sin comer, casi se ahoga buceando con la Guardia Civil. ¿Cuál es su límite?
–Mi límite es perjudicar a los demás, eso lo tengo muy claro. Yo nunca voy a hacer una actividad en la que los demás salgan malparados. Por lo demás, a donde me pueda meter yo a mí misma, creo que no tengo límite. De hecho, por las historias que he vivido estoy convencida de que mi límite de hoy se cae para mañana. Depende de nuestras posibilidades físicas, de nuestro ánimo y estructura ética y moral en ese momento, y eso es variable.

–¿No le afecta implicarse tanto en los reportajes?
–No me parece que sea tan difícil. Como persona cualquier cosa que vas viendo en la vida te la llevas a casa, sino serías un robot.

–Pero no vivimos tantas cosas como hace usted.
–Eso es verdad. Pero creo que he tenido suerte porque por mi manera de ser, me ha dado enseñanzas. Es verdad que he aprendido muchas cosas y algunas extremadamente duras, pero eso me ha servido por comparación para ver que mi vida es tremendamente fácil y tengo que aprovecharla. Me ha dado un impulso de vitalidad.

–Estos últimos reportajes, como el de los bebés ‘reborn’ o la intersexualidad, han dado que hablar.
–Estoy contenta porque es lo que buscábamos, temas que no dejaran indiferente. Si provocan amor u odio, ya me parece bien.

–¿Es consciente de que usted también provoca amor u odio, siendo tan protagonista en los reportajes?
–Claro. Aunque creo que últimamente menos. Cuando empezamos con ’21 días’ sí que hubo más controversia y yo generaba mucho más amor-odio, pero tengo la sensación de que a medida que me hago mayor me voy suavizando. No sé, igual me equivoco. Antes era como más ‘punky’ y al suavizarme un poco, la gente también lo ha hecho. Ahora no leo insultos ni nada de eso. (Ríe).

–No le resultaría fácil.
–Al principio, no pero eso también ha sido un aprendizaje. Ahora me parece que fue útil ser el blanco de todas las críticas, algunas feroces, porque de nuevo yo ahí hice un proceso. Había algunas que me parecían tremendamente injustas y me subía por las paredes cuando, por ejemplo, había críticos de televisión que decían que no grabábamos 21 días seguidos. Ahora veo que si ese señor no tenía los datos correctos, obviamente llegaba a conclusiones erróneas. He aprendido que racionalizar las cosas me calma. Pienso que hay gente que evidentemente se equivoca y se va a seguir equivocando, y eso forma parte de la vida y no es grave. Todos aprendemos. Igual soy muy optimista.

–Vamos, que se lo toma con otra filosofía.

–No me siento tan vilipendiada como antes. También creo que el hecho de dirigir el programa me hace estar más segura de lo que estoy haciendo y cuando te vienen críticas te das cuenta de que no tienen nada que ver contigo y que se caen por su propio peso.

–Estando en una cadena como Cuatro, ¿se siente menos presionada por las audiencias?
–En realidad no, porque fíjate que Cuatro está en un momento en que necesita telespectadores. Aquí la presión de la audiencia es igual que en una cadena grande.

–¿Qué ve usted en la tele?
–Un poco de todo, depende de la franja que tenga libre. Informativos y, como ahora hay un ‘boom’ del documental, he visto trabajos como ‘La sal de la tierra’ o ‘20.000 días en la Tierra’, de los que saco muy buenas ideas, sobre todo de montaje y de planteamiento de rodaje. También veo cosas internacionales o ‘Gran hermano VIP’, que me parece que se autoparodia todo el tiempo sin querer y me hace mucha gracia. Y sigo mucho TV-3, aunque me parece que les falta un poco de ‘punch’.

–¿’Punch’?
–Garra, riesgo. Es una tele que se ha acomodado mucho, es muy blanquita, conservadora, ‘convergent’.

–Pero usted ya trabajó en el canal 3/24. ¿Se ve ahora haciendo un programa en TV-3?
–Voy a ser precisa. Me gustaría, creo que podríamos hacer un buen programa con la filosofía de la cadena, pero también me encanta trabajar en Cuatro y tengo exclusividad con ellos. TV-3 poseee algo muy diferente al resto de canales y es que tiene tanto crédito ganado con su público, que se puede permitir tener un tempo en los reportajes mucho más pausado. En la tele en España el público no es tan fiel y por eso según qué ritmos no siempre te los aceptan, tienes que jugarlos muy bien porque sino el espectador se aburre y se va. En TV-3, por el hecho de ser una tele que se habla en catalán, ya tienes a la mitad de la audiencia ganada, por lo que se pueden permitir otras cosas.

–Ahora que su sucesora en ’21 días’, Adeca Úcar, ha dejado el programa y buscan sustituta, ¿qué consejo le daría a las candidatas?
–Tiene que ser apasionada. Esa es una clave fundamental en la televisión, donde funciona lo enérgico. Desde un programa como pera en texans que me encanta. ¿Por qué funciona? ¡Porque su presentador es apasionado! Porque lo vive con una energía, con un cariño y con un amor que son clave. Por eso tiene que ser una chica que esté muy motivada, que obviamente sea periodista para que sepa preguntar, articular la historia y explicarla, pero sinceramente creo que lo básico es la pasión. Lo demás ya vendrá.

http://www.elperiodico.com/es/tele/20150220/samanta-villar-no-me-veo-en-un-plato-me-gusta-mucho-la-calle-3941252

Samanta Villar: “La especie humana no es por desgracia como nos gustaría”

fotos-sandra-1

Samanta Villar ha comenzado una nueva temporada de “Conexión Samanta” para Cuatro. Debemos conocer más de ella para saber qué le impulsa a terminar con los estereotipos de la sociedad.
Todos queremos saber qué se esconde detrás de la mujer capaz de involucrarse en miles de situaciones, de moverse por tantos lugares, de ser un camaleón observando la selva en la que vivimos…como no es lo mismo que te lo cuente otro a que te lo cuente uno mismo, hemos entrevistado a Samanta Villar.

Es una mujer directa, con capacidad de adaptación y carácter. Sin vergüenza. Una mujer cuyo ego le permite decir “aquí estoy yo, enséñame qué tienes”. Serena y fría a veces, pasional otras. Busca la novedad y el cambio.

Esta periodista es el ejemplo de “la vida te lleva por caminos raros…” de la canción de Quique González. Si su objetivo en un principio era ser realizadora, ¿cómo es posible que acabara grabando programas como 21 días y Conexión Samanta?

Pregunta. ¿Qué te llevo a tener ese espíritu curioso, aventurero y social que te lleva a introducirte en las situaciones que expones en los programas de televisión?

Respuesta. Todos en mi casa somos así. Al principio la gente me preguntaba el cómo podía hacer eso y yo respondía que esto podría hacerlo todo el mundo… que no es nada del otro jueves pero luego con el tiempo me he dado cuenta que no es verdad

Estuve 3 semanas durmiendo en la calle y mi madre solo llamó un día porque vio en las noticias que en Madrid hacía mucho frío. A mí me han criado así y así soy.

P. Has conocido muchas personas y como tal muchas opiniones de un mismo tema. ¿Existe la Verdad?

La objetividad no existe ni existirá nunca pero lo que sí que tienes que procurar es ser honesto con la realidad que tú observas, se trata de eso. Lo que tú ves, tratar de explicarlo tan fidedignamente como te sea posible. Eso sí que existe ser honesto con la verdad, con la realidad…

La tele-realidad

En sus programas ha tenido que retratar situaciones duras y nos plantea el siguiente interrogante “¿si tú estás grabando con una banda de asesinos y van a pegarle una paliza a alguien tú tienes que frenar eso o tienes que grabarlo y explicarlo?” Desconoce cómo reaccionaría pero respetaría cualquier cosa que otro periodista pudiera hacer: tanto grabar como intervenir.

P. ¿Hasta qué punto debería emitirse en televisión?

La especie humana no es por desgracia como nos gustaría. Mientras todo se haga entre adultos y todo sea consentido el límite lo ponen los protagonistas ¿quién soy yo para decir que no lo hagan lo que quieran ? ¿Qué argumento moral tengo para decirles que algo?

P. Tu trabajo es muy complicado de llevar con una vida personal. ¿Qué has sacrificado?

R. El de la vida social, básicamente. No poder ir al dentista porque no puedes planificar tu vida, el de no poder saber que vas a hacer más allá de una semana porque yo siempre estoy disponible para los rodajes y, estos no entienden de fines de semana, de festivos o de horarios ni de nada. Entonces, estás totalmente enfocado hacia el trabajo. Por suerte mi pareja lo ha llevado bien desde el principio. Si llevas una buena relación, te puede oxigenar… te consolida la pareja. Si tienes una mala relación te la hunde. Pero si es buena… es que es mejor, no te aburres, lo echas de menos con más ganas…

P. ¿Hay buenos periodistas en la actualidad que informen de forma correcta a la sociedad?

R. Hay muchas maneras de ser periodista, no hay uno y nada más… Gabilondo, Jordi Évole, John Carlin, Ana Blanco son muy buenos periodistas. Hay mucha gente que tiene formas distintas de hacer periodismo, fíjate que Michael Robinson no es periodista pero hace periodismo.

Hay que tener curiosidad, creo yo y, luego, capacidad de innovación. Aunque no todo el mundo debe tenerla, porque hay gente que sigue un periodismo más clásico y tiene sus pautas.

Nosotros intentamos sorprender siempre, decimos si esto ya se ha hecho así, hay que cambiar. Venga, ¿cómo lo hacemos?

http://www.redaccionaula-urjc.es/mostoles/samanta-villar-la-especie-humana-no-es-por-desgracia-como-nos-gustar%C3%ADa-0

Samanta Villar: “A veces hemos tratado temas que podían dar audiencia pero costaba justificar desde el interés periodístico”

1_14fd43f1b3Pese a que hace diecisiete años Samanta Villar comenzase su carrera televisiva como presentadora de los informativos de Viladecans TV, lo cierto es que su fama y su prestigio se lo ha ganado a pie de calle, como reportera en todo tipo de circunstancias y desenvolviéndose desde dentro y como una protagonista más en las situaciones más inverosímiles, peculiares o extremas en el programa ’21 días’ primero y, desde hace cuatro años, en ‘Conexión Samanta’, situándose en esta ocasión como una testigo desde dentro del asunto que estén tratando.

Precisamente, la barcelonesa estrenaba este pasado viernes 30 de enero la séptima temporada de este programa de reportajes, que saltaba por primera vez al prime time de Cuatro y lo hacía con enorme éxito: 8.7% y 1.644.000 espectadores no se perdieron la primera de las cuatro entregas previstas para esta nueva tanda, en la que trataban el tema de los Bebés Reborn. “Nosotros partíamos de la pregunta “¿esto es una patología, y hay mujeres que los utilizan porque no pueden tener hijos o porque lo han perdido, o simplemente es una afición?”, declara sobre éste reportaje.

FormulaTV.com ha tenido la oportunidad de entrevistarla para hablar de su labor al frente del programa, y de cómo surgen los temas y cómo se implica en ellos. También nos confiesa de qué reportaje se siente más orgullosa en estos cuatro años, y cuándo pasó más miedo, al estar a punto de ahogarse grabando una inmersión junto a la Guardia Civil. Eso sí, pese a lo extremo de la situación o lo peliagudo y complejo del tema, admite tajante que no se ha planteado nunca abandonar.

Además, abordamos con ella otros aspectos como el dilema moral que supone muchas veces para ella sentir admiración por algunos de los protagonistas que salen en sus reportajes, la siguiente presentadora al frente de ’21 días’ o su visión de los programas de reportajes de la competencia.

Empezabais este viernes la séptima temporada de ‘Conexión Samanta’ y lo hacíais con “Bebés reborn”. ¿Por qué se ha elegido este tema para el regreso?

Pues porque es un mundo sorprendente, fascinante, que no sabíamos que existía y que cuando detectamos nos metimos de cabeza en él, porque resulta que se trata de muñecos hiperrealistas que imitan a bebés con tanta perfección que realmente cuelan. Resulta que hay mujeres que los utilizan como si fueran bebés de verdad, que los bañan, los cuidan, los sacan de paseo, etc. Nosotros partíamos de la pregunta “¿esto es una patología, y hay mujeres que los utilizan porque no pueden tener hijos o porque lo han perdido, o simplemente es una afición?”, y te hablo de mujeres porque mayoritariamente son mujeres. A partir de esa pregunta elaboramos el reportaje para que el espectador sacase sus conclusiones.

“Para ’21 días’ buscan mujeres porque no tienen tanto pudor a la hora de transmitir la emoción”

Volvéis con una séptima temporada y lo cierto es que un espacio como el tuyo lo tiene complicado a la hora de fidelizar a la audiencia, en comparación con las series. ¿Qué elementos tiene esta temporada para volver a enganchar después de tanto tiempo?

Esta temporada hemos hecho un esfuerzo muy profundo en la selección de temas, hemos buscado temas muy novedosos , interesantes, relevantes y muy sorprendentes. En ese sentido estoy muy satisfecha y el esfuerzo del equipo ha sido muy grande y han conseguido muy buen trabajo. No sólo vamos a contar historias interesantes sino que también son sorprendentes y relevantes.

Siempre os habéis emitido en late night y este año, por primera vez, lo hacéis en prime time. ¿Habéis tenido que adaptar o modificar el contenido?

En realidad nosotros, incluso cuando emitíamos en late, siempre pensábamos con mentalidad y filosofía de prime time a la hora de hacer los reportajes y de su tratamiento. En ese sentido no ha habido ningún cambio, pero a mi me hace especial ilusión volver a esa franja porque fue en la que estrenamos ’21 días’. Es una franja muy competitiva, lo que demuestra que Cuatro confía en nosotros, lo que me hace mucha ilusión.

Desde luego, demuestra confianza si tenemos en cuenta que venís ocupando el espacio de ‘Hermano mayor’, que esta temporada ha dejado el listón muy alto. ¿Impone ser ese relevo?

Yo no me comparo en audiencias con nadie, en ese aspecto somos un equipo y estamos en sintonía y entregamos el producto con cariño y orgullosos, confiando en el que espectador lo reciba con ese planteamiento.

2_14fd43f1b3

¿Estáis ya rodando los de la siguiente temporada?

Empezamos en octubre con estos últimos y por ahora estamos en un momento en el que tenemos que decidir si grabamos otros cuatro. La buena noticia es que Cuatro está muy satisfecha con el resultado de estos especiales y nosotros también queremos continuar, así que es un matrimonio feliz.

Mezcláis actualidad y entretenimiento en forma de documental ¿Cuál es el objetivo de estos reportajes?

Contar historias importantes y hacerlo de manera interesante y entretenida. El espectador pide que se le cuente la realidad, y eso explica el gran éxito que tienen los programas de reportajes e informativos ahora en la televisión, pero también pide que se le cuente de manera entretenida, ágil y amena, y se puede hacer un programa con profesionalidad y con rigor y que además pase como el agua.

“El reportaje que he hecho al que más cariño tengo es “Menores transexuales”

¿Qué nivel de participación tienes tú a la hora de seleccionar los temas?

Como directora mi participación es absoluta. Aunque es verdad que aquí en el equipo todo el mundo propone temas y la cadena tiene luego la última palabra de los temas que les pasamos, y a partir de ahí los articulamos.

¿Qué tema te gustaría hacer que todavía no hayas abordado?

Muchísimos, porque lo bueno es que la realidad tiene tantas cosas interesantes por contar… Yo llevo siempre en el móvil, en el apartado de las notas, los temas que se me vienen a la cabeza. Yo soy así, me lo paso bien haciendo eso. Yo estoy leyendo la prensa y estoy pensando en el siguiente tema. Hablo con alguien que me cuenta una cosa interesante y digo “¡Uy, ahí hay tema, me lo apunto!”, va con mi personalidad.

¿Y alguna vez ha habido algún tema concreto que te haya dado más miedo o más respeto abordar?

A lo mejor más respeto no, pero sí me he sentido más incómoda a veces tratando temas que sé que pueden dar muy buena audiencia pero que sí me costaba justificar desde el punto de vista del interés periodístico. Eso me ha costado en algún momento, y en ese sentido hemos huido de esa línea. Cuatro nos ha permitido que demos un paso más en la línea del periodismo y en la línea de los temas interesantes y novedosos.

3_14fd43f1b3

¿De qué reportaje de los que has hecho hasta ahora en ‘Conexión Samanta’ te sientes más orgullosa?

Hay uno al que le tengo especial cariño que es el de “Menores transexuales” por varias razones. Por un lado, porque era un tema muy novedoso, nunca se había tocado en España en televisión el tema de los menores transexuales. Nos costó mucho esfuerzo conseguirlo, pero lo más importante es que a raíz de la emisión del reportaje una mamá del reportaje y otra mamá espectadora, de niños transexuales, y a raíz de eso se ha constituido una asociación de familiares de menores transexuales. Esas cosas nos llenan de orgullo, porque ahí te das cuenta de la importancia de tu trabajo.

¿Qué intentas tú llevarte personalmente de cada uno de esos reportajes?

Pues siempre aprendo, que es lo que más me gusta de mi trabajo. Te hace sentir que aprovechas la vida. Y luego, a lo largo de estos años y de conocer a tanta gente, he ido aprendiendo que hay unas pautas generales de comportamiento que seguimos todos, ya sean ricos o pobres o de izquierdas o de derechas. Son unas pautas muy determinadas, y de vez en cuando hay alguien que rompe esa dinámica y lleva una vida muy independiente y muy autónoma y a mi esa gente me gusta mucho conocerla y me despierta mucha admiración. Que a lo mejor puede ser un asesino, esto es así de duro. Me pasó con Giovanni cuando hicimos “Pandilleros” en El Salvador, que desgraciadamente ha fallecido, lo asesinaron los contrarios. Su historia era brutal, él había matado a muchísima gente hasta que un día se da cuenta de que eso no es vida y decide dar un giro de 180 grados. A mi esa manera de replantearse su vida me despertaba muchísima admiración. Que sé que es algo brutal admirar a un asesino, y yo me planteaba si estaba sintiendo lo correcto, pero como decía Giovanni “en lo bonito hay cosas feas y en lo feo hay cosas bonitas”.

“Lo que más me gusta de mi trabajo es que siempre aprendo. Te hace sentir que aprovechas la vida”

¿Cuál es la situación más límite a la que te has enfrentado en estas siete temporadas?

Hubo un momento que lo pasamos mal con la Guardia Civil haciendo submarinismo en el puerto de Barcelona para ir repasando los cascos de los barcos para que no hubiese explosivos o drogas. Haciendo una inmersión, yo no estaba preparada físicamente para ese esfuerzo y hubo un momento en el que pensé que me ahogaba de verdad.

¿Y la situación más surrealista o más curiosa?

En esta temporada con los Bebés Reborn. Es un momento muy raro cuando de repente lo tienes en brazos y te sale hacerle un arrumaco y darle un beso. Son muy inquietantes.

¿Y cuándo te has visto en situaciones límite como las que comentabas, te has planteado abandonar alguna vez?

No, no sé porque pero no.

’21 días’ se encuentra ahora buscando una nueva reportera. ¿Qué cualidades tiene que tener?

Tiene que tener una personalidad fuerte, capacidad de comunicar, capacidad de sorprenderse y de transmitir esa sorpresa, pero también con cierto grado de madurez y de aplomo para aguantar lo que va a vivir y va a ver, que es lo más duro.

¿Por qué una mujer y no un hombre?

Porque las mujeres no tienen tanto pudor ya no sólo a la hora de transmitir la información sino la emoción. Primero porque hay un elemento que de cara al espectador impacta más y es que que sea una mujer la que se meta en ciertas situaciones impacta más, porque se nos presupone una vulnerabilidad que en este caso nos juega a favor a las mujeres reporteras. Además, a la hora de transmitir emociones, la emoción es información, porque te da el grado de magnitud de la tragedia, y yo creo que las mujeres a la hora de transmitir emoción las mujeres lo tienen más fácil por los prejuicios de esta sociedad. No es lo mismo una lágrima en una chica que en un chico.

En comparación con ’21 días’, ¿’Conexión Samanta’ es un formato mucho más relajado?

Dice un amigo mío que ‘Conexión Samanta’ es como 21 días’ pero más cerca de casa, cosa que no es cierta pero que es bastante gráfico.

4_14fd43f1b3

¿Estás siguiendo otro tipo de programas de reportajes de la competencia como ‘En tierra hostil’?

Me parece una buena noticia que un formato puramente periodístico como ‘En tierra hostil’ sea líder de su franja. Estoy encantada en ese sentido, con que las empresas de comunicación de este país hagan esta apuesta.

Te hemos visto como presentadora de informativos pero en estos últimos años te conocemos sobre todo por tu faceta como reportera. ¿Echas de menos los platós?

No puedo decir que los eche de menos, porque yo como espectadora la tele que más me gusta está en la calle. Incluso los programas que se pueden hacer en un plató, como hace Risto Mejide, se hacen ahora en la calle. Es otra cosa, porque la calle está llena de vida y de historias. Yo soy muy callejera, ya me lo decía mi madre (risas).

¿En qué otro formato te gustaría verte?

Estoy ahora descubriendo unos podcast de radio de autor que están haciendo los americanos, que siempre nos llevan como 15 años de ventaja, y son una maravilla que estoy deseando hacer. O cuando veo documentales que yo llamo ficción periodística, que también me encantaría hacer aunque son proyectos de mucho más dinero. Pero siempre hay cosas, pero todas mezclan la información y la creatividad. Contar las cosas de la realidad de manera creativa me encanta.

http://www.formulatv.com/noticias/43515/samanta-villar-a-veces-tratado-temas-dar-audiencia-costaba-justificar/