Samanta Villar en 80 y la madre (29-10-2015)

Descubrimos un programa muy interesante que pone el foco en la necesidad de tener una casa como elemento básico, algo que debería ser un principio fundamental pero que desgraciadamente no lo es. Es el programa habitat, que imita al housing first, una iniciativa que se centra en sacar de la calle a personas que viven en la mendicidad, en exclusión social y en la mayoría de los casos con muchos problemas acarreados por la situación personal en la que viven, alcoholismo u otras adicciones y por supuesto, problemas de relación con el entorno.
Para tratar el tema hablamos con José Manuel Caballol, director general de Rais Fundación, la que se encarga de esta actividad. “La vivienda facilita enormemente cualquier proceso de integración de las personas, ayuda a los que están en la calle”, nos dice. Algo tan simple como tener acceso a una sanidad normalizada, el empadronamiento o la visita de los familiares es clave si se tiene un techo bajo el que vivir.
Aspiran llegar a las 100 viviendas en toda España, lo cual no es suficiente, pero su evolución de resultados permitirá que se puedan tomar decisiones a datos consistentes.
Anuncios

Entrevista Samanta Villar (25-10-2015)

«Se habla de los clientes como pervertidos, cuando son los maridos de España»

Samanta Villar, durante la grabación de un reportaje sobre la pornografía. / CUATRO
SAMANTA VILLAR, autora de ‘nadie avisa a una puta’
«Hay que consultar a las prostitutas: parece que no tienen ni voz, ni voto, ni capacidad de raciocinio», reprocha la periodista
 
Fueron mucho más que los veintiún días de la tele: Samanta Villar dedicó cinco años a investigar sobre prostitución y ganarse la confianza de las mujeres que la ejercen. De ahí salió ‘Nadie avisa a una puta’, un volumen publicado por Libros del K.O. en el que la periodista barcelonesa retrata a ocho profesionales del sexo.
– ¿Se le vinieron abajo muchas ideas preconcebidas sobre la prostitución a medida que preparaba el libro?
Se me vinieron abajo todas. Me di cuenta de cuántos mitos hay en torno a la prostitución y qué pocos datos contrastados. Lo de que toda prostituta es una esclava sexual no es verdad: muchas más de las que nos pensamos ejercen la prostitución por la enorme ventaja de que se gana mucho dinero, y además se puede conciliar con la vida familiar. Hay mujeres que trabajan diez horas al mes y se mantienen con eso: son mucho más libres que yo. También está el mito del proxeneta como hombre abusador, cuando muchas son mujeres. Y es fundamental distinguir la prostitución de la trata, igual que diferenciamos la industria textil del taller clandestino.
¿Y qué hay de los clientes?
Se habla de ellos como pervertidos, viciosos, casi violadores, cuando la mayoría son señores casados de 35 a 50 años: vamos, son los maridos de España, de los que nadie diría esas cosas.
¿Qué opina de la idea de imponerles sanciones?
No estoy a favor. Hay que perseguir y erradicar la trata, claro, como cualquier otra explotación, pero quién soy yo para perjudicar a una señora prostituta, que se quiere prostituir, que no quiere trabajar en una zapatería. ¿Por qué voy a multar a su cliente? Además, eso provocará que la actividad se vaya a la clandestinidad: en Suecia no se ha acabado la prostitución, están mucho más escondidas y menos protegidas.
¿Y qué hay que hacer?
Lo primero, consultar a las prostitutas, porque nunca se las tiene en cuenta. Cuando reclaman participar, muchas veces se generan debates internos sobre si hay que aceptarlas o no. Parece que no tienen voz, ni voto, ni capacidad de raciocinio, eso clama al cielo. Las abolicionistas tienen mucho más peso político que las prostitutas, pero va a cambiar: hay una generación nueva de prostitutas que viene a lo bestia, que pasa de todo y ya ni siquiera se cambia el nombre, y además las propias mujeres han tomado conciencia de que deben organizarse. En meses lo han hecho las del Polígono Marconi de Madrid, las del Raval… Se están reivindicando como agente político.
¿Cómo son las prostitutas que usted ha conocido?
La inmensa mayoría entra por una necesidad acuciante de dinero. Luego hay otro perfil, de chica de clase media, sin grandes agobios, que conoce a una prostituta y se da cuenta de que gana dinero, pero eso es minoritario. El habitual es el primero, y las que continúan en la prostitución lo hacen porque se dan cuenta de que tiene sus ventajas, hacen su cálculo esfuerzo-beneficio como todos los trabajadores. Es una profesión dura y puede ser desagradable, pero también ser temporero es duro y limpiar cacas es desagradable, y se da por hecho que son trabajos dignos. En la prostitución, en cambio, se da por hecho que es indigna.

 

Samanta Villar en 80 y la madre (22-10-2015)

El acoso escolar es un problema que está muy presente en las aulas, tanto es así que el ministerio de Educación está preparando un “plan de convivencia” que espera poner en marcha a finales de año con el fin de terminar con estas prácticas que en ocasiones terminan en tragedia.Pero como los tiempos han cambiado, las formas de ayudar también tienen que hacerlo para adaptarse a estos nuevos tiempos. Eso pensaron en el Instituto Parque Goya de Zaragoza, cuando se dieron cuenta de que formas de acoso ya no se manifestaba en el patio del colegio, sino que se experimentaba más en el mundo virtual, en el 2.0. “Fomentamos la ayuda entre iguales y la mediación a través de un grupo formado para asesorar a los compañeros que encuentran dificultades en la Red”, comenta Antonio Martínez, el director del centro educativo.

Samanta Villar en 80 y la madre (15-10-2015)

Hace pocos meses que se ha puesto en marcha este servicio municipal –bicimad en Madrid, y bicing en Barcelona– pero parece que lejos de prestar un buen servicio, está generando una serie de problemas en los usuarios que van desde la inutilidad de la bici, hasta multas bastante cuantiosas.Los servicios de bicis híbridas en Madrid y Barcelona fueron bien acogidos por los usuarios, ya que promueven la reducción de vehículos en las calles, ayudan al medio ambiente y son más cómodas para circular, porque son eléctricas… Pero la realidad es que lejos de dar un buen servicio, desde que se han puesto en funcionamiento han generado muchos problemas a los que las utilizan. Tanto es así que se han abierto reclamaciones y se están pidiendo firmas para intentar paliar los problemas que están originando.

Samanta Villar en 80 y la madre (08-10-2015)

Desgraciadamente no podemos dejar de hablar de la guerra de Siria, pero a veces de estas tragedias podemos sacar una cara amable… La historia de hoy tiene nombre y apellido, Oscar Camps, que junto a la empresa Pro activa services aquatics y otros voluntarios, lo han dejado todo y se han ido a la isla de Lesbos a ayudar a los inmigrantes que naufragan cerca de la costa, huyendo de la guerra.“Hace 17 años que nos dedicamos al salvamento en las playas españolas, y al ver determinadas imágenes de niños ahogados en la playa nos entraron escalofríos y decidimos actuar“. Con los ahorros de los que disponían y de forma voluntaria, en su tiempo libre, acudieron como ONG a ayudar a los refugiados. “Con neopreno y aletas estamos salvando vidas”, asegura. Para ayudar. la ONG pone a disposición de cualquier interesado una cuenta corriente para que los donativos les permitan seguir ayudando a los refugiados.

Samanta Villar en Bilbao (07-10-2015)

Samanta Villar presentando su libro en Bilbao

Entrevista Samanta Villar en Radio “Onda Vasca” (07-10-2015)
Samanta Villar y Montse Neira en “Graffiti” – Radio Euskadi (07-10-2015)
Samanta Villar y Montse Neira en SIML – EITB (07-10-2015)
307 capturas: https://goo.gl/3dX6DaFotos Samanta Villar presentando su libro en la casa del libro en Bilbao: https://goo.gl/i0pyXR