Samanta Villar y Sara Brun – Presentación De Sofía al cielo, en Barcelona

Samanta Villar presentadora de la presentación del libro De Sofía al cielo, de Sara Brun, en la Libreria ALIBRI de Barcelona (23-11-2016)
Fotos:
Anuncios

Samanta Villar en la Revista Múltiples

Periodista y madre de mellizos 
Samanta Villar 
c770a-samweb
Samanta, tus mellizos han cumplido sus primeros meses, ¿como resumirías hasta ahora tu experiencia como mama múltiple? ¿es como te lo imaginabas? ¿que es lo que mas te ha sorprendido?
De entrada fue un shock. El post parto con dos bebes fue algo difícil. Nadie me había hablado del post parto y de su impacto emocional. Todavía se hace mas duro porque es cuando empiezas a dejar de dormir. Los días pasaban y yo ni siquiera tenia tiempo de salir a la calle. A duras penas podía comer o ducharme teniendo que cuidar de los dos niños. Vivía en un estado lisérgico. Fue muy duro hasta que me di cuenta de que necesitaba ayuda. Ahora todo es mas fácil. Los bebes comen en menos tiempo, nos hemos ido conociendo y somos mas eficientes a la hora de manejarlos. Ademas, ellos empiezan ahora a comunicarse y son encantadores.
¿Qué cosas te hubiera gustado saber sobre el embarazo de mellizos y los primeros meses que no sabias y que pueda se útil a otras familias? ¿algún consejo que te haya ido bien?
Para nosotros fue muy importante encontrar a alguien con experiencia en mellizos para que nos enseñara trucos a la hora de dar dos biberones a la vez, calmarlos o hacerlos dormir. A nosotros nos va bien separarlos por la noche y que cada adulto se ocupe de uno. A veces mi madre nos echa un cable y se queda a dormir para que uno de los dos pueda descansar una noche, de vez en cuando.

“Me parece muy importante acudir a organizaciones de gemelos y dejarse asesorar”

 
Una de las mayores dificultades de las madres de mellizos es la vuelta al trabajo. ¿como te lo has planteado tu?
He estado informándome sobre las guarderías a las que podríamos llevar a los niños y también me parece imprescindible para la vuelta al trabajo contar con una red de apoyo. Creo que es muy necesaria cuando tienes hijos y mas en el caso de las familias con mellizos.
¿Piensas que es especialmente complicada la conciliación de la vida familiar y profesional en nuestro país? ¿como crees que habría que avanzar en esta cuestión?
Para lograr la conciliación es fundamental que hombres y mujeres tengan el mismo tiempo de baja maternal que, en mi opinión, debería ser de un año como mínimo. También las mujeres deberíamos acostumbrarnos a que sea el marido quien se ausente del trabajo cuando los nenes tienen décimas de fiebre.
 
Seguramente, tu pareja comparte contigo muchas de las tareas de cuidado de los bebes, como en la mayor parte de las familias con mellizos o más ¿como lo vive él?
Él se siente culpable por irse al trabajo y dejarme sola con los nenes. Sin embargo, yo estoy encantada y veo su papel más duro que el mío.
Seguramente te habrás encontrado con situaciones en las que una familia con mellizos tiene dificultades añadidas (accesibilidad de carritos, gastos multiplicados, falta de información, de ayudas…) ¿Qué sugerencias plantearías para facilitar la vida de las familias con gemelos, trillizos y más?
Me parece muy importante acudir a organizaciones de gemelos (clubs, asociaciones, etc.) y dejarse asesorar. La experiencia de otros puede ser muy útil para padres novatos. Comprar de segunda mano es otra de las cosas que me parecen especialmente interesantes cuando tienes dos hijos a la vez. Las cosas de bebés suelen estar en muy buen estado porque se les ha dado muy poco uso. Los bebés crecen rápido y muchas cosas quedan como nuevas.

Poco tiempo después de que llegaran tus bebes, se emitió el programa en el que contabas vuestra experiencia con tu embarazo y parto ¿que querías transmitir con estos tres capítulos tan intensos?

Con la seria sobre mi embarazo me propuse desmitificar la maternidad. La maternidad no es ese estado de gracia que nos cuentan, al menos, no para todas las mujeres. Y no debemos sentirnos culpables si no lo vivimos según el canon.

“Me sorprendió darme cuenta de que había empezado a olvidar los malos momentos”

¿Como fue recordar todo el proceso teniendo ya a tus bebés contigo?
En la serie aparecen momentos duros, momentos más felices… Me sorprendió darme cuenta de que había empezado a olvidar los malos momentos. Este es un mecanismo estupendo de la mente. Es útil tener todo el proceso grabado para recordar la realidad tal cual fue.
Por último, nos gustaría saber tu opinión sobre asociaciones de apoyo a las familias con gemelos, trillizos o más como Amapamu, ¿te parece que compartir experiencias y ayudar a futuros o recientes padres es todavía más útil y necesario cuando vienen dos o más bebés? 
¡Completamente! Las asociaciones de familias de mellizos etc. son muy importantes. Muchos padres se pueden sentir desbordados por la llegada de más de un bebé a la vez y compartir experiencias será muy útil.
¡Muchísimas gracias, Samanta!
 
 
Amapamu
Asociación Madrileña de Partos Múltiples
 

Samanta Villar: “La enfermera es una persona crucial por sus conocimientos y su cercanía al paciente”

La periodista Samanta Villar es, a día de hoy, una de las reporteras españolas más populares de la pantalla. Comenzó su carrera profesional en Televisió de Catalunya (TV3) hasta llegar a ser el rostro de los programas 21 días y Conexión Samanta.

Hemos podido verla en situaciones extremas o seguir su embarazo en 9 meses con Samanta. Es un torbellino que parece no temerle a nada. El año pasado salió al mercado su libro Nadie avisa a una puta (Libros del K.O, 2015), en el que se sumerge en el mundo de la prostitución.

Junto a ella descubrimos el otro lado de Samanta, el de una mujer que, tras someterse a un tratamiento de reproducción asistida, ha sido madre de dos niños que han cambiado su vida.

Pregunta. Conocido rostro televisivo, reportera en el programa 21 días, y Conexión Samanta. Hace unos meses pudimos estar contigo de nuevo en el docu-reality 9 meses con Samanta que siguió tu embarazo. ¿Cómo viviste esta etapa de tu vida? ¿Qué ha significado para ti ser madre de dos niños?

Respuesta. Mi vida ha cambiado radicalmente. Ahora ya tienen siete meses y poco a poco voy ganando tiempo para mí, pero está claro que se han acabado muchas cosas, por ejemplo, mi trabajo tal como lo vivía antes, viajando 300 días al año. Además, ahora mis días están dedicados a ellos por completo. Es una alegría que te sonrían cada vez que te ven, son una monada y aprenden muy rápido. Los quiero con locura.

Pero también criar a dos bebés es un sacrificio de un nivel estratosférico. Nos llevan al límite tanto físico como psicológico. A veces tengo dolores parecidos al reuma, la artrosis o la fibromialgia, por el agotamiento. No sabía que criar a unos bebés te podía llevar al dolor físico. Es lógico teniendo en cuenta que llevamos siete meses sin dormir.  El embarazo lo encaré con mucha normalidad. Decidimos que iríamos cambiando cosas a medida que lo necesitáramos. Ni siquiera montamos la habitación de los niños. Poco a poco lo hemos ido haciendo… todavía la tenemos por acabar.

P. En España, cada vez se retrasa más la edad de maternidad. Por ello, son más las mujeres que optan por las técnicas de reproducción asistida ante las dificultades que se presentan para concebir de forma natural. Por tu experiencia, ¿qué valoración das a este tipo de tratamientos? ¿Está la maternidad “mitificada”?

R. Los tratamientos de reproducción asistida son un lujo. Si no existieran, la natalidad española caería todavía más en picado. Por desgracia, solo están al alcance de los que tienen dinero. La seguridad social debería mejorar muchísimo la cobertura que da.

Mi experiencia fue muy diferente a la de la mayoría de parejas que se someten a un tratamiento de reproducción asistida, que lo viven con mucha angustia, frustración y pena. Yo estaba muy tranquila, aunque tuve que esperar cuatro años, porque si no conseguía el embarazo, estaba dispuesta a adoptar, y si no, aceptaba mi vida como estaba. Era feliz sin hijos y lo habría seguido siendo.

P. En el momento de reincorporarse a la vida laboral, ¿cómo se sobrelleva ser madre y trabajar a la vez? ¿Crees que se dan facilidades para conciliar el trabajo con la maternidad?

R. Ninguna. Es una vergüenza cómo las mujeres españolas nos vemos obligadas a hacer malabarismos para poder criar a nuestros hijos. Hay una situación dramática: trabajamos para pagar guarderías o niñeras, que a su vez deben abandonar a sus propios hijos para ayudar en la crianza de los nuestros. Es un sistema enloquecido.

P. Durante el embarazo se establece un contacto cercano con el personal sanitario, especialmente con la matrona. ¿Qué papel ha tenido en tu caso la enfermera/o durante esta etapa? ¿Tienes algún recuerdo especial?

R. La matrona me ayudó mucho en el momento del parto. Fue una persona cercana y que me infundió una gran confianza. Además, me animaba a respirar y me daba ánimos. Me felicitaba por lo bien que respiraba. Probablemente no lo hacía tan bien como me decía, pero su palmada en la espalda en esos momentos fue fundamental.

Además, fue la que me hizo el tacto en el que detectó que el cuello del útero se había borrado, después de 24 horas de espera. Ese momento fue muy especial. Pensaba que no me podría escapar de la cesárea y ella me dio una gran alegría.

En el postparto también fueron de gran ayuda. Nos ayudaron con la lactancia, la organización en casa, el crecimiento de los niños…

P. Eres autora del libro Nadie avisa a una puta (Libros del K.O, 2015), una obra que cuenta la historia de siete prostitutas. ¿Cómo surge esta idea? ¿Qué te llevó a enfocar tu libro en perfiles tan dispares dentro de la prostitución?

R. Era un tema muy desconocido porque siempre vemos en los medios la trata de mujeres, pero no la prostitución voluntaria, que también existe. Todavía hoy la mayoría de la gente cree que es un trabajo que solo se hace por obligación, necesidad o coacción, pero en algunos casos las mujeres ejercen la prostitución porque para ellas tiene grandes ventajas. Entre ellas, es más fácil conciliar la vida laboral y personal porque en menos horas de trabajo se gana mucho más dinero. Así pueden criar a sus hijos ellas mismas.

P. ¿Podremos volver a verte de nuevo en la televisión? ¿Qué proyectos tienes para el futuro?

R. Estamos justamente trabajando en ello. La idea es volver a emitir la próxima primavera.

PÍLDORAS

¿Con qué palabras definirías la labor enfermera?

Es una persona crucial por sus conocimientos y su cercanía al paciente.

¿Qué no falta en tu botiquín?

Paracetamol para adultos y ahora también para bebés.

¿Ejercicio: en un gimnasio o al aire libre?

Da igual mientras se haga regularmente.

¿De qué alimento no podrías prescindir?

De ninguno, me encanta comer equilibradamente.

Si no fueras periodista, ¿qué otra profesión hubieras elegido?

Creo que lingüista, me encantan los idiomas. Pero también habría querido viajar, ser actriz, investigadora científica. Se pueden vivir muchas vidas en una misma.

http://www.diariodicen.es/201611/samanta-villar-la-enfermera-es-una-persona-crucial-por-sus-conocimientos-y-su-cercania-al-paciente/

Samanta: “El posparto es el gran desconocido de la maternidad”

UNO DE LOS PARTOS MÁS VISTOS DE TV, CONTADO POR SU PROTAGONISTA

El nacimiento de Violeta y Damiá, los mellizos de la periodista Samanta Villar, es uno de los más vistos de la historia. Más 2,2 millones de espectadores españoles presenciaron en diferido por televisión cómo salían del interior de su madre y reposaban en su pecho al final del programa “9 meses con Samanta”. La reportera de Conexión Samanta y 21 días asegura que hay que vivir esta experiencia “con libertad, sin tabúes y sin culpas”.

¿Cómo definirías la experiencia de tu embarazo y parto que muestra el programa?

Ha sido una experiencia muy interesante. He descubierto que la maternidad tiene muchos matices y colores, que hay muchos mitos y tabúes, que parece que una embarazada no se puede quejar, que tiene que estar feliz, porque si no, alguien de su entorno la va a mirar como si fuera una madre desnaturalizada. Ese era el objetivo del programa, desmitificar la maternidad, mostrar esa vivencia tan deseada también con sus inconvenientes.

En el primer trimestre, con vómitos todos los días y dolores de cabeza para los que no servía el paracetamol, mis amigos me decían “disfruta de tu embarazo”. ¡Qué falta de empatía!, pensaba yo. Para mí era como un resacón tremendo, pero por suerte se acabó y ha habido de todo. Hemos intentado mostrar el equilibrio, lo bueno y lo malo.

¿Qué consejos puedes dar a otras mujeres?

El mejor consejo que puedo dar es que, ante los miedos, las molestias, los dolores y las incertidumbres de las que nadie te habla, hay que estar tranquila. Es muy normal tener emociones diferentes y contradictorias durante el embarazo. Creo que las mujeres no se deben guiar por la experiencia de una amiga o un familiar. Puede que les sirva o que no, que su caso no encaje con el de ellas, pero no deben sentirse culpables.

¿Se puede considerar tu programa, con tres capítulos dedicados a cada trimestre del embarazo, una especie de guía?

No me atrevería a decir que es una guía para ninguna mujer. Sí una experiencia con la que algunas mujeres se pueden sentir parcialmente identificadas, porque cada embarazo y sus circunstancias son distintas. Si puede servir a alguien, será a quienes no se identifican con la imagen estereotipada del embarazo y que se sientan culpables. Hemos querido dar nuevos referentes sobre la maternidad para que la gente lo viva con menos tabúes y más libertad.

¿Por qué decidiste que no te hicieran una cesárea y esperar 24 horas a dar a luz de forma natural, aunque te pusieran la epidural?

Yo quería tener un parto vaginal y esto me ha hecho pensar mucho, porque aquí me surgió el dilema de hasta qué límite podía esperar sin que fuera arriesgado para los bebés. Según el protocolo, no habiendo dilatado en doce horas, tendrían que haberme hecho una cesárea. Pero no me importaba esperar y los bebes estaban monitorizados. Los médicos me decían que habían pasado muchas horas y parecía que tenían prisa… y hubo un momento en que dudé de mí, de si estaba siendo muy cabezota. Se dejó de grabar, para que los médicos respondieran sin presión si estaba haciendo lo correcto.

Me impactó el hecho de que los médicos veían como inevitable la cesárea, pero esperando pude tener un parto vaginal. Me pregunto si el protocolo, que entiendo que quiera sistematizar, es el adecuado y, si merece la pena, por qué no esperar, pero no tengo una respuesta.

¿Por qué decidiste grabar un acontecimiento tan íntimo como el parto?

Al principio no pensamos grabarlo, pero la generosidad de las personas que nos contaron sus historias para el programa fue tal que me sentía traicionándoles si no hacía lo mismo. Por supuesto lo acordé con mi pareja y hay muchas cosas que guardo para mí. Lo grabaron los compañeros de mis aventuras y fue la culminación de nuestro trabajo, así que fue muy bonito, un parto con mi familia de la tele.

¿Qué has aprendido de esta aventura de ser madre?

Me he asombrado con la voluntad y el tesón por ser madres con los casos de otras mujeres que aparecen en el programa: una mujer que decide ser madre con 52 años, otra a la que extraen el útero para corregir la espina bífida de su bebé, una pareja que opta por un vientre de alquiler… Es asombroso el sacrificio que se llega a hacer, y el ingenio de las mujeres.

¿Ha sido importante el acompañamiento del padre, al que vemos incluso probando un simulador de contracciones?

Sin él no me habría atrevido a llevar a cabo este embarazo. Por eso he tardado tanto en ser madre (Samanta ha dado a luz con 40 años). Es muy necesario ese apoyo no sólo por los altibajos emocionales, sino por cosas de tipo práctico y logístico, como levantar un peso o que te den un masaje en los pies porque los tienes machados de andar.

¿Cómo llevas el posparto?

El posparto es el gran desconocido de la maternidad. Casi nadie te habla de lo que ocurre después y es un periodo muy intenso, más largo en lo emocional que en lo físico. Estás abrumada con la situación, porque todo es nuevo, no sabes cómo manejar a los niños y se presentan muchos altibajos emocionales. Es un periodo de adaptación a tu nueva vida con estados emocionales para los que no siempre se está preparada.

El programa ha tenido mucho éxito entre los televidentes y en las redes sociales, y también críticas. 

¿Te has sentido agobiada?

Ha sido precioso recibir los mensajes y el cariño de la gente. Creo que hemos conseguido lo que nos proponíamos, que era despertar la emoción de la gente. Me esperaba más las críticas que esta ola de afecto, que me ha sorprendido. Para las críticas estaba preparada. Me dije que esta es mi manera de hacer las cosas y que me apetecía contar una buena historia como esta.