‘La vida con Samanta’, entre paréntesis

0J41LSYDsliAkyARZIALm1

Un ‘cross-dresser’, un exsacerdote homosexual y una gitana que se reconstruyó el himen para casarse ‘virgen’ revelan sus secretos en el programa que Cuatro emite el lunes 18 de febrero (22.45).

Nada más tentador que querer descubrir un secreto. Los secretos se ocultan por vergüenza, por interés, por evitar el dolor a alguien, por querer disfrutar de algo que no está bien visto. Son muchas las razones que pueden impulsarnos a esconder parte de nuestra vida. En la entrega de La vida con Samanta, que Cuatro emite el lunes 18 de febrero (22.45), la periodista mostrará las experiencias de algunas personas que han decidido vivir entre paréntesis y comprobará en primera persona qué supone estar al margen de un secreto familiar.

g3q0snMt9Q3ag0CXwmZ8P5

JP5lAMYE0x7qUznhVqiXh1

Samanta recibe en su casa a Miriam, un cross-dresser en toda regla; es decir, una persona a la que le gusta vestirse como lo haría el género opuesto. En este caso, Miriam es un hombre heterosexual, pero hay momentos en los que se siente mujer y necesita expresarse como su parte femenina se lo pide. El inconveniente es que oculta la verdad a su mujer, a sus hijos, a todo su entorno y solo puede manifestarse como mujer en momentos muy puntuales y en un círculo social muy concreto. “Llevo años ocultándolo porque sé que no me entenderían”, explica Miriam.

vJZm9CEet46wZIS06I4eq4

Este es precisamente el caso contrario de Giuliano. Convivió con su secreto durante años, pero un día decidió coger el toro por los cuernos y sacarlo a la luz. Durante 22 años fue sacerdote en Italia, se enamoró y lo ocultó hasta que decidió hacer pública su homosexualidad; tras ser expulsado de la iglesia se casó con su actual pareja. Ahora Giuliano no pertenece a la iglesia y obviamente no puede ni administrar los sacramentos ni oficiar misa, pero mantiene intacta su fe. Para él, “no es incompatible amar a Dios y amar a un hombre”. Giuliano vive con su marido en Gran Canaria y explica ante las cámaras de La vida con Samanta la convulsión familiar y social que supuso contar la verdad, dejar de esconderse y vivir su vida al margen de lo que pudieran decir los demás. Gracias a la revelación, vive feliz, en libertad y sin secretos.

Jv34Cb3XdHc59oSFzW9me7

María (nombre ficticio) tiene 24 años y es gitana. Tal como marca la tradición, el día de su boda deberá demostrar su virginidad con la prueba del pañuelo, aunque la realidad es que a los 15 años mantuvo por primera vez relaciones sexuales con su primer amor. Para que no se descubra, se ha sometido a una intervención quirúrgica para la reconstrucción del himen. “Es una injusticia que esta mujer tenga que guardar este secreto porque es un caso flagrante de machismo. A mí me parece que es muy valiente denunciar lo que ha tenido que hacer ella con el objetivo de que sus hijas no tengan que pasar por lo mismo”, explica la periodista que, además, en este programa descubrirá un secreto que ha marcado la vida de su familia. Ayudada por Mireia Nieto, investigadora y genealogista, recompondrá el cuadro de sus ancestros, descubriendo aspectos ocultos que han influido en las generaciones posteriores.

https://www.mediaset.es/telemania/programas/programas-nacionales/secretos-vida-samanta-programa-cuatro_0_2707950040.html

Anuncios

‘La vida con Samanta’, más íntima que nunca

28xLycgsiduyAcPDTyoBa

De un donante de esperma que tiene 400 hijos al progenitor de la periodista, en el programa que Cuatro emite el 11 de febrero (22.45).

Hay tantas maneras de vivir la paternidad como personas. En la entrega de La vida con Samanta que Cuatro emite el lunes 11 de febrero a las 22.45, la periodista hará un repaso de las paternidades más diversas, desde el donante de esperma que tiene 400 hijos al padre que no quiere reconocer uno.

Samanta Villar fue madre hace tres años y ha hablado muy claramente sobre lo que para ella es la maternidad, pero ¿ha cambiado el rol de padre en el siglo XXI? A través de distintos modelos de paternidad, los espectadores conocerán cómo se vive esta experiencia en un mundo multicultural en el que la ciencia y la tecnología cobran un gran impacto.

El reportaje arranca con un tema universal: el deseo de ser reconocido. Javier sigue peleando para que le reconozcan como el hijo de Julio Iglesias. El año pasado unas pruebas de ADN confirmaban lo que era un secreto a voces, así que Javier ha vuelto a los tribunales. “Me impactó ponerme en la piel de un hijo de un padre ausente que reniega. Me impresionó y me dio mucha pena”, explica Samanta. Ahora Javier reivindica justicia y que se pongan las cosas en su sitio.

La nueva entrega de La vida con Samanta también viaja hasta Estados Unidos para conocer a Kirk, un donante de esperma que calcula que puede llegar a ser el padre de 400 niños. Se hizo donante para participar en investigaciones científicas, lo que no supo hasta más tarde es que mucho de este esperma fue fecundado. Con los años ha ido estableciendo contacto con algunos de sus hijos biológicos.

En la actualidad, es donante con fines reproductivos para ayudar a aquellas parejas que lo necesitan. La paternidad multicultural tiene su espacio en el reportaje. Jordi padece problemas de fertilidad que impiden que pueda tener hijos con Olga, su mujer. Tras siete años de intentos frustrados acudieron a la adopción. Hoy son padres de una niña y tres niños de orígenes muy diversos: Rumania, Rusia, China y Etiopia. La suya es una familia numerosa y bien avenida.

Además de estas historias, Samanta vive uno de los momentos especiales del programa cuando recibe a su padre en su casa. Manuel habla del sentido del compromiso y la responsabilidad cuando se tiene un hijo y hace partícipes a los espectadores de la relación que existe entre él y la periodista.